Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Primera Federación

Buen bagaje en casa del Mérida

Los romanos han sumado 4 de 6 puntos en los dos partidos seguidos disputados en su campo

Sandoval y Copete se abrazan celebrando el primero del Mérida. MÉRIDA AD

«El objetivo pasa por ser fuertes en casa», reconocía el portero del Mérida, Javi Montoya, tras el partido del pasado sábado, todavía con el subidón de su gran intervención en la última jugada del choque que sirvió para mantener su portería a cero, un aspecto que considera «clave» su entrenador, Juanma Barrero

El primer triunfo de la temporada llegó en la última jornada, con un claro 2-0 frente al Pontevedra merced a los goles de Sandoval y Larrubia. La primera lectura que se puede hacer del equipo es que defensivamente empieza a ser un muro infranqueable. «Me hubiera gustado que no se hubiera defendido tan atrás, pero es donde el equipo se siente cómodo», decía Barrero, refiriéndose, sobre todo, a la primera mitad. El caso es que sus jugadores, ante equipos que quieren tanta posesión como el Pontevedra, se sienten cómodos sin tener el balón y con las ideas muy claras cuando lo tienen: robar y correr.

A nivel individual, Larrubia empieza a demostrar que es un jugador diferencial en el último pase, tal y como demostró en la jugada del primer gol y en alguna que otra acción poniendo en velocidad a Pipe, a quien el cambio de nombre parece que le ha sentado fenomenal, pues poco se parece al Felipe Alfonso de temporadas anteriores. Con un gran despliegue físico se muestra seguro atrás y muy incisivo adelante.

Por su parte, la sorpresa de la alineación fue la presencia de Carlos Cinta, quien demostró que no tiene por qué tener el rol de revulsivo que estaba teniendo hasta el momento, si no que, dependiendo del plan de partido, puede ser el delantero centro titular con total garantías. El control y disparo que dio lugar al gol de Sandoval se escribe en los cánones de los delanteros centros goleadores.

Aspectos a mejorar

Hay quien dice que las derrotas sirven para aprender, pero se aprende mejor con la sonrisa de la victoria. En este sentido, a pesar del resultado, el Mérida volvió a salir mal en la segunda parte, tal y como hiciera una semana antes frente a Unionistas. En esta ocasión no tuvo consecuencias en el resultado, pero en una categoría tan igualada como esta, este tipo de despiste pueden costar muy caros. La lección se debió aprender tras la primera jornada, en la que ya iban perdiendo al cuarto de hora.

Tras los dos partidos consecutivos en el Romano José Fouto, el bagaje es de cuatro puntos de seis posibles, a lo que hay que sumar el conseguido en La Línea. Sin embargo, la estadística que más se debe valorar del cuadro emeritense, aunque haya jugado un partido menos, es que solo el Córdoba ha recibido un gol menos que el Mérida.

Compartir el artículo

stats