BALONCESTO

Campiña Sur 150, Marbella 143: El partido récord de nunca acabar

El marcador de un partido de Liga EBA que se disputó en 2002 en Llerena continúa siendo el de mayores anotación conjunta y de un solo equipo registradas en categoría nacional

.

. / LORENZO CORDERO

Javier Ortiz

Javier Ortiz

Del encuentro, correspondiente a la vigesimonovena jornada de la Liga EBA (grupo D), no se conservan fotos. Y hay solamente una cinta de vídeo que alguien le ha entregado a otro alguien para que la digitalice. Sin embargo, es mítico: nadie que estuviese en el pabellón municipal de Llerena el 20 de abril del 2002 puede olvidar lo que vio: el que todavía es el récord de anotación en un partido de competición nacional de baloncesto en España. Campiña Sur 150, Salduba Marbella 143 tras 60 minutos de lucha descarnada y cuatro prórrogas. 293 puntos a los que nadie se ha acercado mínimamente. Tampoco a los 150 que anotó la escuadra extremeña. Sin palabras.

«Hubo una gran tensión, algo que no se puede explicar. Hubo tantos eliminados que en un equipo acabaron tres jugadores y en el otro, cuatro», recuerda Pedro Rex, presidente del Campiña Sur hoy y que ya era pieza clave en la gestión del club hace dos décadas.

Números estratosféricos

En la estadística hay datos chocantes: el local Antonio José Sevillano disputó los 60 minutos y acumuló 34 puntos y 18 rebotes, mientras que en los visitantes Rafael Blanca alcanzó los 54 con una serie de 5 de 15 en tiros de dos, 9 de 20 en triples y 17 de 26 en libres. Hubo doce eliminados por faltas, seis por cada equipo. Se pitaron 81 personales en total. El partido empezó a las 18.00 y no terminó hasta pasadas las tres horas de juego tras los empates a primero a 93, luego a 108, más tarde a 120 y después a 132. La cuarta prórroga ya fue definitiva. Curiosamente, este final no fue apretado.

Por el Campiña Sur jugaron José Ríos (10), Javier Juan (37), Antonio José Sevillano (34), Juan José Hernández (11) y Juan Jiménez (22) –cinco inicial-- Carlos Dorrio (19), Pedro Jesús Pérez (2), Fernando Tabla (12) y Juan Carlos Seijo (3). Mientras, en el Marbella saltaron a pista José Manuel Ballesteros (9), Miguel González (22), Carlos Alberto Muñoz (18), Cristóbal Vivas (2), Daniel Viegas (19) –cinco inicial-- Ignacio Caparrós (0), Rafael Blanca (54), José Fernández (0), José Francisco Ramos (8) y Alberto Villalba (11). Seguro que todos respiraron tras el 150-143.

La orgía anotadora tuvo repercusión nacional: periódicos especializados como Marca y As le dedicaron notables espacios, así como el programa líder de la radio deportiva, El Larguero (SER). 

El momento ha quedado para siempre en el recuerdo de quienes componen el club, que tenían la duda de saber si se mantenían los dos récords después de tanto tiempo. A través de Jorge Santos, secretario general de la Federación Extremeña, se hizo la consulta a la Española y la respuesta fue positiva. La temporada pasada hubo un 118-122 en el Zentro Basket-Albacete de LEB Plata, pero es solo la séptima marca histórica con 240 puntos. La segunda es el 120-128 del Los Barrios-Menorca (LEB 1999-2000), la que estaba en vigor cuando se jugó el épico Campiña Sur-Salduba Marbella.

El descenso

La historia del Campiña Sur aquella temporada terminó siendo algo triste. Acumuló demasiadas derrotas al principio y cuando quiso reaccionar ya era demasiado tarde. Ganar seis de los últimos ocho encuentros no sirvió para, siendo penúltimos del grupo, lograr la permanencia. El equipo no ha vuelto a la Liga EBA en estas dos décadas, pero sigue intentando difundir el baloncesto en la comarca, conservando equipos senior en el Torneo Diputación de Badajoz. El masculino fue subcampeón la pasada temporada.

Equipo del Campiña Sur 2001-02 y su entrenador, el fallecido Alberto Pérez.

Equipo del Campiña Sur 2001-02 y su entrenador, el fallecido Alberto Pérez. / CEDIDAS

«En 1999 nacimos como fundación dentro del Ayuntamiento de Llerena. Empezamos con equipos de base y trabajamos dentro del Instituto Fernando Robina. Empezamos a crecer, haciendo un trabajo serio. Muchos jugadores de pueblos de alrededor como Azuaga y Berlanga se venían con nosotros y salimos en Primera extremeña», apunta Rex. En la 2000-01 logró el ascenso a EBA y se asumió el reto, aunque «el salto económico era importante», añade. «Intentamos que la mitad de los jugadores fuesen de nuestra cantera y también fichamos a gente de fuera. Pagamos la novatada de no conocer la competición y empezamos miedosos, pero el equipo era bueno», señala el actual presidente.

En el partido ante el Marbella estaba como entrenador Alberto Pérez, una persona muy querida en la entidad llerenense. «No le queríamos dar el equipo porque ya estaba enfermo y no sabíamos cómo iba a reaccionar, pero finalmente lo hicimos. Fue una alegría que finalmente lo llevase. Cada victoria fue una fiesta después de tantas derrotas al principio. Hay que haber estado en el club para entenderlo», dice Rex con una incontenible nostalgia. Pérez falleció finalmente en 2012 y el pabellón hoy en día lleva su nombre. Marca recogía unas declaraciones suyas hablando del maratón baloncestístico que se vivió: «no me encuentro bien de salud y en la tercera prórroga sufrí hasta taquicardias, pero por fortuna terminamos ganando. Lo celebramos como si hubiéramos ganado la Champions. Me subieron a hombros y todo». Como para no…

Suscríbete para seguir leyendo