El Cacereño ha anunciado este martes que pasará parte de las Navidades en Nepal, jugando dos amistosos entre el 26 y el 30 de diciembre. No es la primera vez que el CPC emprende una aventura internacional, aunque en el pasado la intentona acabó en fiasco.

Fue en el verano del 2013, cuando con Antonio Martínez Doblas como consejero delegado y Ángel Marcos en el banquillo anunció un stage de pretemporada en Argelia, donde jugaría un par de amistosos ante equipos de la Primera División argelina.

La gran imagen dada por el Cacereño en la eliminatoria de Copa del Rey ante el Málaga (entonces equipo de Champions), con victoria incluida en La Rosaleda (0-1), fue vital para proyectar al exterior al club verde, que inició contactos para hacer una gira de pretemporada que aportaría beneficios económicos a la entidad, se decía.

La noticia saltó el 21 de julio del 2013, cuando este diario anunciaba que el Cacereño jugaría dos amistosos en Argelia entre el 5 y el 13 de agosto. Uno sería en Orán, la segunda ciudad del país magrebí, el otro en Argel, la capital. Los primeros problemas surgieron a los pocos días y antes de acabar el mes de julio se anunció un retraso en el viaje, siendo el nuevo stage entre el 12 y el 19 de agosto. “Flecos” económicos era los motivos que daba el club.

Los problemas siguieron creciendo. El viaje a Argelia levantaba muchas suspicacias porque cada vez que se conocía algún nuevo detalle, variaba lo que se había contado previamente. Volvió a retrasarse el viaje y el 14 de agosto se hablaba ya solo de un partido, que se jugaría el 18 ante el Mouloudia en Orán. Sin embargo, solo un día después se suspendía la gira. Falta de garantías económicas y problemas en los vuelos llevaron a su cancelación.

“Se cancela el viaje a Argelia por varios motivos perjudiciales a nuestro club y que se han intentado solucionar hasta el último momento. La falta de vuelos y la vuelta en barco el jueves hacían imposible estar en condiciones para el primer partido liguero”, explicaba el club, que se sentía perjudicado. Ese partido liguero, por cierto, era ante el Algeciras y se jugó en El Cuartillo, pues esa fue la campaña en la que el Cacereño empezó la temporada lejos del Príncipe Felipe, su casa, por los problemas económicos para mantenerla.