Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda Federación

Pitu, el tímido ‘pichichi’ del Diocesano

El centrocampista grancanario, el otro Jonatan Viera del fútbol español, cree que el equipo colegial solo necesita tiempo para adaptarse a la categoría. Ha marcado tres goles, una faceta en la que trabaja para mejorar

Jonatan Viera (derecha) en el suelo, tras ser derribado durante el partido ante el Unión Adarve. Jies / Diocesano

Es pequeño, rápido, conduce el balón con clase y aunque siempre ha estado más pendiente de pasar la pelota a un compañero que de tirar a puerta, ahora es el pichichi del Diocesano. Solo son tres goles, pero todos han servido para que su equipo sume. «Y que siga así», dice Jonatan Viera (Las Palmas de Gran Canaria, 17 de julio de 1997), Pitu desde que un entrenador en la cantera de Las Palmas se lo puso por eso de ser bajito como los pitufos. ¿Le gusta? «No me queda otra», asegura mientras ríe.

Al otro lado del teléfono se le siente tímido. Pero en los partidos esa timidez la debe dejar en el vestuario, porque con el balón en los pies es descarado, atrevido, incluso elegante, como el ídolo al que trata de emular. «Intento jugar como David Silva, siempre ha sido mi ídolo. Y digo intento porque hacerlo como él es muy difícil».

Formado en la cantera de la UD Las Palmas, donde estuvo nueve años, desde infantiles hasta el filial de Tercera División, Pitu es el otro Jonathan (este con hache) Viera del fútbol español. «Cada vez que salía en un periódico me intentaban comparar con él, pero todavía no estoy a su nivel». Todavía, porque el hoy centrocampista del Diocesano tiene muy claro su sueño, que pasa por triunfar en el fútbol, vivir de este deporte, llegar lo más lejos «y sacar a mi familia adelante».

Pitu, sonriente durante el calentamiento del Dioce antes del partido del pasado domingo. Jies / Diocesano

Al Dioce llegó el pasado verano. Es su primera aventura fuera de las islas (ha jugado, además de en el filial de Las Palmas en el Unión Puerto, Tamaraceite y Panadería Pulido) y reconoce que le ayudó a decidirse que unos días antes los colegiales ficharan a Rayco, con el que coincidió la campaña pasada en el club de Vega de San Mateo.  

En Cáceres se siente bien, aunque sea «totalmente» diferente a las islas. «Aquello siempre es sol, playa, arena...». Y a nivel personal está satisfecho por cómo está rindiendo. En cuanto al grupo, cree que solo es una «dinámica mala», de esas por las que tarde o temprano pasan todos los equipos. «Es la categoría, nueva para muchos jugadores», cuenta él, que ya conoce la Segunda Federación del curso pasado. «Nos está costando coger el juego que quiere el míster, pero eso con el tiempo se va cogiendo», apunta para tranquilizar.

Recuerda, además, que el triunfo en Copa ante el Zaragoza les ha ido muy bien. Ahora les espera el Getafe. «Va a ser una experiencia única que hay que aprovechar y, sobre todo, divertirse», cuenta Pitu, que ya sabe lo que es enfrentarse a un Primera, pues la campaña pasada, cuando jugaba con el Panadería Pulido, jugó contra la Real Sociedad.

«En la Copa sabemos que no vamos a llegar al final, la liga es lo que tenemos que luchar», remarca Pitu tirando de sensatez y veteranía. Ahí le espera el próximo domingo el filial del Atlético. «Va a ser un partido duro», dice Jonatan Pitu Viera antes de colgar para irse a entrenar a los alevines del Dioce.

Compartir el artículo

stats