Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Entrevista Sara Zaragoza Jugadora del Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura

«Estoy muy a gusto en Cáceres sintiéndome tan querida»

Sara Zaragoza, antes de la entrevista. LORENZO CORDERO

Sara Zaragoza Tomás (Madrid, 17-11-1996) es una de las caras principales del emergente Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura. Sus números (7,1 puntos y 7,1 rebotes en 22:50 en pista) no terminan de reflejar lo importante que está siendo como ancla del equipo en el centro de la zona con su 1,96. 

¿Cómo se encuentra en su segunda temporada en Cáceres?

Bien. Muy a gusto. Las compañeras, muy agradables. Hemos hecho muy buena piña dentro y fuera de la pista y se disfruta jugando con ellas. 

En su presentación en verano de 2021 reconoció que, a pesar de que tenía ya 25 años, era todavía una jugadora en desarrollo. ¿Se sigue sintiendo así?

Todavía puedo mejorar, como todas, pero ya he llegado a un punto en el que tengo que perfeccionar lo que sé hacer, no fallar en mis movimientos, centrarme en eso, en dos cositas.

Esta temporada ha sido titular en todos los partidos casi…

Ya acabé muy bien la temporada pasada. Jesús [Sánchez, el entrenador] me dio confianza y se la estoy devolviendo. También es un tema de veteranía, de edades. Somos un equipo joven. Celia [García] y yo somos las más mayores. ¡Me siento muy vieja!

¿En qué cree que tiene que mejorar sobre todo?

Me frustra un poco el tema de las faltas. Hay tapones en los que a lo mejor toco el balón y al ser más grande que la otra jugadora, me pitan personal. En ataque también me señalan muchas al ir al rebote o posteando. Pero hay que seguir trabajando porque los árbitros no te pueden sacar del partido, como me pasó en Tenerife.

¿Se ve algún día jugando en la Liga Femenina Endesa?

No lo sé. Opciones he tenido esta misma temporada, antes de renovar. Pero iba a ser con un rol muy distinto, no jugando tanto como aquí, y con un salario que tampoco era muy bonito. Quería seguir creciendo con la confianza que tengo en Cáceres, sintiéndome a gusto y disfrutando del juego. Era la mejor opción.

Háblenos un poco sobre usted a nivel personal. Tiene fama de tranquila y de buena compañera…

A veces digo que, de buena, soy tonta. También me pasa en la pista. Debería enfadarme un poquito más. Pero es cierto que lo que quiero es ayudar a mis compañeras en todo lo que pueda. 

Midiendo 1,96 ahora, seguramente el baloncesto fue casi una obligación de una niña, ¿no?

En absoluto. Empecé muy tarde a jugar, con casi 15 años. Mi hermana pequeña jugaba antes que yo y todo el mundo cuando iba a verla me decía que cómo no me unía yo, siendo tan alta. Pero no me llamaba la atención. No había sido muy deportista nunca. Finalmente probé y me rompí el tobillo. Quería dejarlo. Me preguntaba que por qué me había metido en eso.Sin embargo, en el proceso de recuperación, me enamoró. Encontré en el baloncesto una zona de confort, donde mi estatura era algo positivo. Me ayudó mucho a crecer como persona.

Es claro entonces que no llevó siempre bien ser tan alta...

En el colegio fue donde peor lo pasé. Los niños tienen menos filtro y te insultan porque eres distinta, sin más. Pero ya digo que el baloncesto me ayudó a coger confianza y a aprender que mi estatura es algo bueno. Ahora me pasa algo curioso:en Madrid, de donde soy, la gente se pensará que soy extranjera porque algunos se ponen a hacer comentarios negativos a mi lado. Pero en Cáceres es lo contrario:me dicen que qué preciosidad, que tengo que jugar al baloncesto... ¡Qué a gusto estoy aquí, tan querida!

¿Qué le dejaron sus años en la universidad de Portland?

Sobre todo, el idioma, porque me fui sin saber demasiado inglés. Y mucha madurez e independencia. Tienes que lograrlo a base de golpes, claro.

¿Qué formación tiene y a qué le gustaría dedicarse tras el basket?

Allí estudié Empresariales. Y cuando fiché en el Jairis hice un master de gestión de eventos deportivos en la UCAM de Murcia. Ahora estoy haciendo un curso de TAFAD para ser entrenadora personal. Me gustaría juntar las tres cosas abriendo mi propio gimnasio o centro deportivo. Es algo que me encanta.

. LORENZO CORDERO

¿Qué es lo que más le gusta de Cáceres?

Se agradece poder ir a todos los sitios andando, pero sobre todo que esto sea como una gran familia, no solamente el club, sino la ciudad. Todo el mundo te ayuda en lo que necesitas si puede.

11 victorias en toda la 2021-22 y 10 ya en esta, recién iniciada la segunda vuelta. ¿Qué ha cambiado en el equipo?

Teníamos jugadoras con talento, como este año, pero ahora nos define que somos supertrabajadoras y constantes. No nos rendimos, no somos egoístas y todos los días entrenamos duro. No hay ninguna vaga.

¿Los problemas con las lesiones graves de dos jugadora han unido más al vestuario?

Sin duda. Es que ver cómo una compañera está sufriendo... Intentamos ayudar mucho a Laura [Chahrour] y a Nedzla [Kovacevic] hasta que se pudieron operar.

¿De qué dependerá entrar en los ‘playoffs’? Este sábado, nueva prueba en el Multiusos ante el Canoe (18.00 horas)...

De nosotras, de seguir así. Para mí el objetivo siempre fue luchar por eso. Ya conocemos la liga y sabemos que cualquiera puede ganar y perder con cualquiera.

Compartir el artículo

stats