Fútbol. Primera Federación

El Mérida deja escapar un punto en la última jugada

El conjunto romano falló un penalti en el minuto 98 en el duelo contra el San Fernando (0-1)

Jugadores de Mérida y San Fernando pugna por el balón en una acción del duelo disputado en el estadio Romano.

Jugadores de Mérida y San Fernando pugna por el balón en una acción del duelo disputado en el estadio Romano. / MÉRIDA AD

0 - Mérida: Javi Montoya, Felipe Alfonso, Bonaque, Erik Ruiz, Álvaro Ramón, Acosta, Meléndez (Akito, min.79), Larrubia, Dani Lorenzo (Chuma, min.69), Busi (Sandoval, min.60) y Carlos Cinta.

1 - San Fernando: Perales, Farrando, Rafa Páez, José Carlos, Luis Ruiz, Ramos, Dani Molina, Biabiany (Del Campo, min.74), Gabri (Callejón, min.86), Ilyas (Bicho, min.66) y Dani Aquino (Lanchi, min.74).

Gol: 0-1, Biabiany, min. 34.

Árbitro: Alfonso Vicente Moral. Amonestó a los locales Acosta, Larrubia y al entrenador Juanma Barrero, y a los visitantes Farrando, Rafa Páez e Ilyas. Expulsó con doble amarilla al visitante Ramos.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima jornada del grupo 1 de Primera Federación disputado en el estadio Romano José Fouto. 2.066 espectadores.

El Mérida sigue sin conocer la victoria este año al caer derrotado este domingo frente al San Fernando (0-1) en un partido del que pudo rescatar un punto en la última jugada con un penalti que terminó deteniendo Perales a Bonaque. Antes se vio a un Mérida que no carburaba en la primera parte y que, mejorando en el juego, lo intentó en la segunda, generando las ocasiones suficientes como para haber puntuado.

Los nuevos fichajes en ambos equipos fueron utilizados por sendos entrenadores, pues por parte local Dani Lorenzo salió de inicio y Chuma dispuso de más media hora. Mientras, en los visitantes Dani Aquino fue titular.

El encuentro empezó muy accidentado, pasando muchas cosas y muy pronto. En el primer minuto ya había llegado la primera amarilla, para el central visitante Rafa Páez por una dura entrada sobre Carlos Cinta. Y antes del cuarto de hora ya había habido otras dos más, una de ellas para Acosta que le impedirá estar en el próximo encuentro.

El ritmo del partido también comenzó muy vivo, con los dos equipos transitando bien. De hecho, los dos tuvieron una ocasión clara de manera consecutiva a los seis minutos del comienzo. Primero sería el Mérida el que, tras una buena conducción de Larrubia, éste buscó un centro raso desde la frontal que Álvaro Ramón remató de primeras. Su rechace dio en un defensa y la contra terminaría en un disparo muy peligroso de Aquino al que respondió perfectamente Javi Montoya.

Conforme pasaban los minutos, el ritmo del encuentro se fue frenando y ninguno de los equipos dominaban la situación hasta que Biabiany, que ya se estaba mostrando como el futbolista más incisivo de los suyos, adelantó al San Fernando. Era el minuto 34 y el capitán andaluz cabeceó en una posición franca un saque de esquina muy mal defendido por los locales.

Dani Lorenzo y Larrubia, jugadores del Mérida.

Dani Lorenzo y Larrubia, jugadores del Mérida. / MÉRIDA AD

El gol trastocó a los romanos, que mostraban signos de nerviosismos en el tramo final del primer acto. A pesar de lo cual, Cinta lo intentó desde la frontal sin suerte.

La segunda parte tuvo otra versión de los anfitriones. Prácticamente todo se jugó en campo del San Fernando, aunque los de Pablo Alfaro buscaban latigazos con algún disparo desde la frontal.

Un Mérida con más brío

El debut de Chuma y, sobre todo, la entrada de Sandoval le dieron nuevos bríos a los de Juanma Barrero. El propio Sandoval lo intentó por dos veces prácticamente consecutivas, siendo la segunda repelida por el palo tras un centro chut con intención.

También Cinta estuvo cerca de algún remate peligroso, pero siempre le faltaba fortuna. Lo cierto es que los movimientos de la nueva pareja atacante romana, comprometía a la defensa rival, aunque siempre faltaba el remate definitivo, hasta que Erik Ruiz remató de cabeza una falta lejana anticipándose al portero, pero el gol fue salvado por un defensa cuando la pelota entraba.

Con el Mérida volcado, el San Fernando tuvo una contra para sentenciar quedándose dos delanteros ante Bonaque, pero el defensa salvó a los suyos para darle oxígeno a la parroquia local hasta que llegó la última jugada del partido. Un balón colgado terminó con el derribo de un atacante dentro del área que el colegiado interpretó como pena máxima, lo que supuso la expulsión del visitante Ramos. El propio Bonaque sería el encargado de lanzar, infalible hasta el momento con la elástica romana, en esta ocasión Perales adivinó el lanzamiento y se convirtió en el héroe de los suyos.

La derrota mete a los emeritenses en la peor racha de la temporada al llevar tres partidos consecutivos perdiendo, a pesar de lo cual, todavía mantiene un colchón de cinco puntos sobre el descenso directo. La siguiente cita vuelve a ser en casa (domingo, 18.00 horas), frente a otro equipo que está por detrás, el Sanse.