Fútbol. Segunda Federación

El Villanovense se llena de moral

Los serones se imponen 1-0 al Navalcarnero y se quedan a dos del Cacereño, que es tercero

Pajuelo y Sillero celebran el gol ante el Navalcarnero.

Pajuelo y Sillero celebran el gol ante el Navalcarnero. / FJ ZAMORA

1-Villanovense: Lázaro, Samu Hurtado, Javi Sánchez (Adri Escudero, min. 76), Dan Ojog, Tala (Tapia, min. 80), Pajuelo (Javier Tapia, min. 76), Mario González, Javi Pérez, Guille Perero (Benji, min. 76), Ohemeng (Runy, min 80), Sillero. 

0-Navalcarnero: Sergio Rodríguez, Álex García, Fratelli, David Uña, Ocaña, Miki Muñoz, Martín (Asier Parra, min. 72), Álex Gil (Kun, min. 72), Hugo Esteban, Luis Lara (David Sánchez, min. 72), Ian González.

Goles: 1-0 Pajuelo (min. 24).

Árbitro: Álvarez Dorado (colegio andaluz). Amonestó a los locales Escudero y Samu Hurtado y a los visitantes Ocaña y David Sánchez. 

Estadio: encuentro disputado en el Municipal Villanovense ante 700 espectadores.

Definitivamente el Villanovense está con la flecha hacia arriba, como le gusta decir a su entrenador. Y cuando se está con la flecha hacia arriba lo normal es que las cosas salgan de cara. Donde antes había una ocasión clamorosa fallada, ahora hay un gol. Tanto es así que el conjunto serón se impuso al Navalcarnero por 1-0 gracias a un gol de Pajuelo en la primera parte. La primera clara de verdad fue para adentro. Ver para creer: Pajuelo convertido en segundo máximo anotador del conjunto serón. 

Pero el Villanovense también se ha acostumbrado a vivir en el alambre. Esa fina línea que marca la diferencia entre vivir o morir, ese punto en el que la moneda lo mismo sale cara que sale cruz. Así fue la primera mitad en el municipal serón, un toma y daca constante entre dos equipos valientes y decididos a ir hacia el ataque sin ningún tipo de miramiento. Y eso fue lo que hizo de la primera mitad un bonito espectáculo de fútbol. 

El primer cuarto de hora fue de dominio local hasta que al cuarto de hora llegó Mario González con un golpeo desde la frontal que se marchó a córner tras una buena jugada colectiva del Villanovense. Pero acto seguido respondió el Navalcarnero con una jugada al espacio para que Lara, sólo ante Lázaro, cruzara un balón raso que se marchó tras rozar la base del palo de la portería. Y con el susto en el cuerpo llegó patria clara para los visitantes, esta vez en las botas de Hugo Esteban, que golpeó de primeras un buen balón desde el costado zurdo. La volea del atacante se fue fuera por poco y para alivio de la parroquia local. 

Pero en esto del fútbol hay un dicho muy manido que dice que quien perdona lo acaba pagando. Y así fue. El Villanovense se adelantó tras una gran jugada que finalizó el capitán tras un servicio franco de Guille Perero en el segundo palo. El ‘6’ serón solo tuvo que meter el pie para mandar el balón al fondo de la portería. 

Un gol del que cabría esperar que pudiera hacer que el Villanovense empezara a manejar mejor los tempos del partido, pero fueron los visitantes los que siguieron insistiendo con algunas llegadas de cierto peligro, sobre todo Ian González con un remate desde el punto de penalti que no cogió portería de milagro. 

Y en la última jugada de la primera parte perdonó el Villanovense con una ocasión en las botas de Ohemeng, que no aprovechó un rechace tras una buena jugada individual de Guille Perero.  

En la segunda bajó el ritmo

Tras el descanso los dos equipos comenzaron a pagar poco a poco el ritmo frenético y el esfuerzo de toda la primera mitad. Aún así los primeros minutos del segundo acto fueron de color verde. Tanto es así que el Villanovense bien pudo sentenciar el encuentro con una ocasión clarad e Ohemeng dentro del área tras recibir un balón suelto en el segundo palo, pero su golpeo lo sacó un defensor debajo de la portería. Antes Hugo Esteban obligó a emplearse a fondo a Álex Lázaro con una buena estirada para la galería. Esa fue la más clara, por decirlo de alguna manera, de un Navalcarnero que quiso pero no pudo durante la segunda parte del encuentro. 

Y es que el cuadro serón entendió que el partido debía ir apagándose poco a poco para amarrar la victoria y evitar lo que en otras cosas le ocurrió, es decir, recibir un gol en el tramo final del partido. Esta vez no fue así, los locales lograron defenderse bien y manejar mejor el ritmo del partido para evitar que el Navalcarnero se metiera en la pelea con alguna ocasión clara que lo permitiera. De hecho, los visitantes no volvieron a poner en  serios apuros a Lázaro en el resto del encuentro. A ello ayudó, claro está, la férrea defensa local. Incluso Sillero pudo sentenciar en una contra con un disparo cruzado que se marchó rozando el palo de la portería de Sergio Rodríguez. De ahí al final, el Villanovense dejó pasar los minutos.

Gus dice que su equipo se está «malacostumbrando» 

El técnico del Villanovense valoró la victoria de su equipo ante el Navalcarnero por 1-0 en el que es el tercer triunfo seguido de los suyos, algo sobre lo que dijo que «nos estamos malacostumbrando a ganar porque es muy difícil ganar tres partidos seguidos», algo que solo hecho hasta ahora el Melilla, según apostilló. El entrenador serón, no obstante, valoró la «ilusión y el hambre» de su equipo en el trabajo diario. En cuanto al partido, destacó que fue una victoria «difícil» después de haber arrancado con una presión alta sobre el rival, aunque a su juicio les costó adaptarse al partido. «A partir del gol hemos ganado confianza», destacó el técnico, quien también puso en valor el potencial del rival. «Delante hemos tenido un equipo que me gusta mucho por todas las variantes que maneja, son muy difíciles de analizar», dijo. Gus reconoció que su equipo sufrió algo más durante la segunda parte, pero afirmó marcharse del encuentro «satisfecho por el esfuerzo y por mantener la portería a cero». 

Por su parte, el capitán Ángel Pajuelo hizo una valoración «muy positiva» de la victoria de su equipo ante un rival que también tachó de «difícil». Sobre su aportación goleadora en los dos últimos encuentros con otros tantos goles, el jugador dijo que está contento, aunque destacó que lo que más le importa es que el equipo gane. «Lo que más valoro son los tres puntos», apostilló. Sobre la clasificación, le restó importancia y dijo que deben centrarse en «seguir trabajando fuerte porque todos los equipos son muy parejos».

Suscríbete para seguir leyendo