Segunda Federación

Tres plazas para muchos gallos en Segunda Federación

Estar en playoff se pone difícil en el grupo V con Melilla y Atlético B escapados por arriba y tres plazas más en juego para casi una decena de equipos

Celebración del gol de Garci para el Cacereño

Celebración del gol de Garci para el Cacereño / CPC

La tremenda irregularidad que está caracterizando al grupo V de Segunda Federación y que está quedando patente cada fin de semana está provocando que asistamos a una segunda parte de la temporada trepidante para estar en zona de playoff de ascenso y, por supuesto, para escapar de la quema del descenso. Melilla y Atlético B se han escapado por arriba. Por méritos propios y por indefinición de los que vienen por detrás, que van por rachas. Eso ha abierto el espectro de posibilidades. Del tercero al undécimo clasificado hay nueve equipos en seis puntos. Es decir, en dos partidos. Y eso es estar arriba o abajo en un abrir y cerrar de ojos. La prueba más clara está en el Montijo, que ahora mira más a su objetivo inicial del playoff que a un descenso con el que lleva coqueteando media liga.

Duerme fuera del playoff una semana más el Cacereño, aunque lo hace tras una balsámica victoria en el derbi ante el Villanovense. Repleta de sufrimiento, como no podía ser de otra manera. Encontró el gol por fin el conjunto de Julio Cobos por medio de Garci, pero eso no indica que sus problemas de cara a portería hayan terminado, pues le costó una barbaridad encontrar ese gol. 

El Cacereño rompe la mala racha y ahora visitará el campo del Leganés para reestablecer el rumbo.

No preocupa precisamente en el cuadro serón la derrota después de una fantástica racha sin perder. Sabían en Villanueva que la racha se terminaría, pero sacan varias lecturas positivas. La primera, seguir en fase de ascenso, en quinto lugar. La segunda, un partido con buenas sensaciones y también oportunidades para que el signo hubiera sido otro. Y la tercera, dentro de lo malo que tiene perder, los serones mantienen el golaveraje a su favor con el Cacereño. Ahora toca un derbi en Villanueva de la Serena ante el Diocesano, donde los serones son favoritos.

Es noticia y marca actualidad el Montijo, que ganó el difícil campo del Estepona con un gol de Luis Madrigal y se despega de la parte baja de la tabla. No sólo eso, sube al noveno puesto y se coloca a cinco puntos del playoff. ¿Es lejos o cerca? Tal y como está la competición, pueden ser ambas cosas. Y es que la irregularidad que marca la liga va a afectar al que menos sobresaltos tenga. Marrero, que ya tiene algo de experiencia en estos lares, lo tiene claro y vuelve a mirar en el partido a partido. Sabe que haber ganado en Estepona, además de llevarse un golaveraje particular, es un mensaje de gran confianza para su vestuario, conscientes de que son capaces de ganar a cualquier en cualquier campo. Y eso, para el tramo decisivo de temporada, es vital.

Prueba de lo irregular y rara que está siendo la temporada es que el Montijo, del que se viene hablando de una mala temporada, está ahora por delante del Coria, del que se venía hablando de una digna temporada. Son cosas del fútbol. La realidad es que los celestes han perdido cierta confianza en las últimas semanas, sobre todo fuera de casa con varios correctivos que le están haciendo perder puestos y crédito.

La derrota en Segovia ante la Gimnástica ha dejado tocado al equipo de Urquía, que tendrá el próximo domingo un derbi en casa para enmendar la plana. No jugará ese partido el sancionado Pedro Melli.

Reacción

Por fin ha encontrado su momento el Don Benito, que está cuajando un gran 2023 para soñar con la remontada. Volvió a ganar y ya son seis de siete partidos sumando puntos en lo que va de nuevo año. Si la liga hubiera empezado en enero, el Don Benito sería ahora séptimo clasificado. Y eso que de cara a portería sigue con el objetivo desviado, ya que ganó 1-0, pero podía haber sido goleada.

El que no levanta cabeza es el Diocesano, el peor equipo en lo que va de 2023 en el grupo. El empate casero ante el Atlético Paso es otra señal de que el equipo está muy tocado. El tiempo se agota. La categoría le está pesando al club. 

Suscríbete para seguir leyendo