ENTREVISTA | Estefanía Fernández González Piragüista

«Los resultados me empujan a seguir soñando con los Juegos Olímpicos de París»

Estefanía Fernández González, piragüista emeritense.

Estefanía Fernández González, piragüista emeritense. / FJYD

Redacción

La piragüista emeritense, patrocinada un año más por la Fundación Jóvenes y Deporte de la Junta de Extremadura, ha sido convocada por la selección nacional para trabajar en su sueño de seguir estando en los Juegos Olímpicos de París en 2024.

¿Cómo es la preparación de Estefanía Fernández los primeros meses del año? ¿El invierno es más duro para las piragüistas? 

Pues este año empezamos con la buena noticia de que he sido convocada por la selección olímpica y estoy instalada en Sevilla, donde estaré hasta el selectivo nacional y las próximas competiciones con el objetivo de estar en París. Mi pretemporada es desde octubre a enero, con carga aeróbica, con ritmos bajos para trabajar resistencia y perfeccionar técnica. El invierno sí es duro. Las temperaturas son bajas y el frío y el viento afectan mucho a la preparación, pero nos tenemos que adaptar a todas las condiciones de cara a diferentes competiciones.

Estamos en año preolímpico, ¿qué tiene que pasar y qué resultados debe conseguir para que la veamos en París?

Es un año muy importante. Primero debo ganar el selectivo nacional para representar a nuestro país (abril y mayo), y luego en los campeonatos del Mundo y Europeos debemos clasificar a la embarcación, es decir, conseguir plaza para España de cara a los Juegos Olímpicos. Ya en 2024 se celebraría el selectivo en el que se elegiría a la deportista.

¿De dónde sale la motivación para seguir entrenando día a día sin perder el foco?

De tener un sueño y luchar hasta conseguir el objetivo. Desde pequeña me inculcaron la importancia de ser constante, tener un objetivo concreto y no abandonar hasta lograrlo. Antes lo veía muy lejano, pero conforme he ido trabajando, logrando metas y viéndolo más cerca, la motivación se acrecienta. La ilusión y el orgullo de representar a tanta gente y los reconocimientos que te hacen ayudan a seguir soñando con estar en unos Juegos.

¿Considera que hay más competencia o compañerismo entre las deportistas de su modalidad a nivel nacional?

Sí que la hay. Al sólo poder clasificarse una piragüista, todas queremos ese objetivo y hay mucha competencia. Aunque al remar con ellas en las embarcaciones de equipo nos conocemos y hay confianza y buena comunicación entre nosotras, lo que nos empuja a ser mejores.

Ya tiene un palmarés muy destacado, pero si tuviera que elegir, ¿cuál diría que ha sido su mejor prueba?

Para mí sería el Campeonato de España de Invierno, primera prueba de todos los años, clasificatoria para los mundiales y europeos. Te reencuentras con compañeras del espectro internacional y hay muy buen ambiente. Siempre es en Sevilla y cada vez que he participado he logrado subir al podio, hasta que en 2022 vencí la prueba del K1-5000 metros en categoría absoluta. También podría mencionar la segunda Copa del Mundo Olímpica de Poznan en Polonia, en la que conseguí la victoria con una buena carrera, con mi entrenador Julio Moreno presente. 

¿Y en la que acabó más decepcionada?

La verdad que en cualquier prueba en la que siento que no he podido dar el 100%, que no he podido exprimirme, por muchos factores: clima, físico, preparación mental... acabas decepcionada. Por ejemplo, antes de la pandemia, en un selectivo en Galicia tuve una gastroenteritis y no me dejó competir a mi mejor nivel y tras un año de entrenamiento acabas de decepcionada. Pero siempre aprendo algo de cada competición.

¿Cómo compagina la dedicación al deporte con su labor profesional como psicóloga en Clínica Diana?

Es algo que me ayuda mucho. Lo utilizo como una desconexión de la presión deportiva y me ayuda a la vez a estar centrada en todo momento. También es evidente que el deporte no estará ahí siempre, y el tener un ‘plan B’ laboral, en la que es la profesión que he estudiado, me ayuda a tener esa tranquilidad a la hora de disfrutar ambos aspectos.

¿Hay tiempo para el ocio, amistades, etcétera?

Para mí sí. Tienes que organizarte bien. Yo por ejemplo el tiempo libre que tengo los fines de semana lo dedico a familia, amistades, compañeras de trabajo, estudios o deporte… Hay que desconectar, y contar con ellos y ellas es un plus, ya que siempre están contigo y necesitas verles y disfrutar con ellos de ese ocio y esas otras aficiones que no tienen que ver con el deporte, pero que son también muy importantes.

Imaginemos que ha conseguido la clasificación para los Juegos Olímpicos, ¿cuál sería el objetivo de Estefanía Fernández en ellos?

Pues se me ponen los pelos de punta nada más escuchar la pregunta. Imaginar que consigo la clasificación para los Juegos Olímpicos sería hacer realidad un sueño. Pero una vez conseguido, yo siempre quiero lo máximo, y mi objetivo sería dar lo máximo de mí para lograr estar en la final y poder subir al podio y lograr una medalla olímpica.

Si hablamos en diciembre de 2023, ¿qué le gustaría que hubiera pasado este año?

El año ha empezado bien, con la convocatoria y la Medalla que me entregó el COE como reconocimiento a mi temporada 2022, que han sido un chute de energía enorme. La motivación está al 100% e iremos paso a paso: pruebas regionales en febrero, nacionales desde marzo, e internacionales en verano, dando siempre lo máximo y aplicando mi lema de ‘creer en una misma’ y ‘para grandes sueños, grandes sacrificios’.