BALONCESTO. LEB ORO

El Cáceres se asoma al precipicio recibiendo al ‘viejo conocido’ Lleida

Roberto Blanco pone énfasis en mejorar la defensa buscando conseguir tranquilidad

Roberto Blanco da instrucciones a sus jugadores.

Roberto Blanco da instrucciones a sus jugadores. / Carla Graw

Javier Ortiz

Javier Ortiz

Lo que cambian las cosas en el deporte. Hace once meses el Cáceres Patrimonio de la Humanidad vivía un momento supremo disputado en los ‘playoffs’ de la LEB Oro ante el Força Lleida, el mismo rival que recibe este viernes (20.00 horas) con la soga al cuello. La derrota del domingo pasado ante el Juaristi (102-97) ha complicado la permanencia, que ahora toca volver a trabajarse con los vascos como rival más tangible en las cinco jornadas que quedan. Si al conjunto de Roberto Blanco le da por ganar un partido menos que su oponente en este lapso seguramente bajará a la LEB Plata.

 Ocurriría justo en el año del nuevo patrocinio de Extremadura New Energies, el año en el que se pensaba que el impulso precisamente del ‘playoff’ ante Lleida traería un amanecer radiante el baloncesto local. Los últimos meses han desmontado esto último y solo queda ya salvar los muebles como máxima heroicidad.

Como casi todo lo que resta, no es un partido sencillo. Al contrario que Cáceres, Lleida se ha mantenido como equipo de ‘playoff’, y eso que avanzada la campaña perdió a Michael Carrera, su jugador más determinante camino a la Liga Endesa. Gerard Encuentra ha conseguido conservar un equipo reconocible que ahora podría angustiar todavía más a su encarnizado rival de aquella serie a cinco partidos resuelta en Barris Nord.

«Venimos de una semana complicada», reconoció de forma abierta Roberto Blanco. «Ha sido muy difícil digerir la derrota de Azpeitia, con muchos análisis al respecto, pero está claro que el equipo no estuvo a la altura en defensa que se requiere. Estamos intentando inculcar los hábitos defensivos que no tenemos y que nos están costando derrotas», añadió el técnico verdinegro. 

En su opinión sobre el rival, la marcha de Carrera «no ha supuesto un cambio en su estilo de juego y ha habido jugadores que han dado un paso adelante». Se mantienen piezas claves como Juani Marcos o Miguel González y se da la circunstancia de que Jaume Lobo ha cambiado de bando firmando números similares que en el Multiusos (8,6 puntos en casi 14 minutos en pista).

Es una pregunta clave para un entrenador cuyo equipo tiene problemas en la clasificación: ¿se siente Roberto Blanco apoyado por su club? En su respuesta pareció evitar un «sí» rotundo. «Me siento como un trabajador más del club, muy centrado en lo mío. El club tiene que decidir lo quiere hacer y lo que no quiere hacer. Esta semana he trabajado para ganar el viernes y he intentado aislarme de todo lo que rodea a la derrota del otro día, centrarme con mi cuerpo técnico en que a este club al que pertenezco le pueda ayudar al máximo posible a mantener la categoría».

Sin noticias sobre la posible sanción a Kostas Vasileiadis

El Cáceres Patrimonio de laHumanidad no ha emitido comentario alguno sobre la posibilidad de que Kostas Vasileiadis sea sancionado por amenazar a uno de los árbitros del partido del pasado domingo ante el Juaristi, según consta en el acta. El Comité de Competición de la Federación Española empezó a estudiar el asunto y según la reglamentación, se abrió el periodo para que el club afectado presentase alegaciones. Lo habitual es que la decisión no se produzca hasta la nueva reunión del comité, que será el próximo miércoles.

En el Cáceres se teme lo peor, aunque no se exprese públicamente. La amenaza recogida en el acta es de tal gravedad que la sanción al alero griego podría alcanzar los cuatro partidos, dependiendo de la rigurosidad que se aplique. Esto significa que el de Lleida sería el último encuentro que disputase Vasileiadis con la camiseta verdinegra

A las 12.30 horas de este jueves, Roberto Blanco, al ser preguntado por la cuestión, respondía que no había «recibido ninguna información». «No me han comunicado nada. Estoy trabajando con Kostas de manera natural y normal y no espero otra cosa que juegue ante el Lleida. Lo que tenemos que hacer es proteger a nuestro jugador e intentar ayudarle lo máximo posible cuando llegue la resolución. Él está muy preocupado. No hay que darle más de lo que ya tiene», comentó el técnico.

Duda para recibir al Força Lleida es Pablo Sánchez, que arrastra problemas en la rodilla derecha y solo jugó unos minutos en Azpeitia.

Suscríbete para seguir leyendo