Natación

César Castro apunta a París 2024

El deportista placentino lidera a España en el relevo 4x100, al clasificarse para la final del Mundial

Su fisioterapeuta de confianza, el extremeño José Moreno, afirma que nunca le ha visto con tanta moral

César Castro, con gorro, sonriente, tras la clasificación para la final del 4x100.

César Castro, con gorro, sonriente, tras la clasificación para la final del 4x100. / KIYOSHI OTA /EFE

José María Ortiz

José María Ortiz

A sus 24 años, César Castro Valle vuelve a ser una referencia de la natación nacional. En realidad, el placentino nunca ha dejado de serlo, pero las lesiones han ralentizado su carrera. Sus ganas y talento se han puesto de manifiesto y apunta a los Juegos de París 2024 después de que ni Río 2016 ni Tokio 2020 le abrieran las puertas pese a sus méritos y marcas. De momento, participa por primera vez, y con éxito, en una gran competición internacional como el Mundial de Fukouka, donde ha liderado el 4x100 nacional hasta situarlo en la final, con un octavo puesto, después de ser sexto en la clasificación. Las lesiones quedan atrás y el placentino quiere que los resultados hagan justicia.

«Empezamos con alguna intervención pasando por el hospital, pero en la mitad de temporada no he tenido ningún parón por molestias o lesiones y todo ha ido bastante rodado. He ido pillado bastante buena forma y esto hace que pueda seguir dando pasos hacia adelante y mejorar resultados respecto a otras temporadas», dijo a principios de julio a la Federación Española de Natación.

«César Castro no puede acabar su carrera sin ir a unos Juegos Olímpicos o, cuando menos, intentarlo con todas sus fuerzas hasta el final”, dice el extremeño José Moreno, ‘Perry’, su fisioterapeuta de confianza y amigo personal. El nadador pertenece ahora al CN Terrassa, con el que ha firmado una buena temporada. Su cénit está, en cualquier caso, pendiente. “Lo he hablado con Sergio (Mogena, preparador físico y nadador) y hemos coincidido que está muy fuerte, lo más desde que cambió de distancia», abunda Moreno.

César Castro.

César Castro. / Federación Española de Natación

La obstinación del extremeño es evidente y parece estar en el camino. «Hemos visto al ‘Super César Castro’ en larga distancia, pero desde las lesiones le han dejado un año entrenar para el cambio ha sido el mejor tiempo de los cuatro españoles en el 100, y el 100 no es la prueba fuerte suya. En los primeros 50 nunca ha estado al nivel del resto, pero que en los segundos 50 es superior al resto. El día que equilibre las dos piscinas, que una se le hace larga y otra pequeña, tendrá un tiempazo».

«Puede bajar un segundo en un 100. Y esto es haber hecho las cosas muy bien. Le veo más rápido que nunca y, lo más importante, mentalmente está muy concentrado, mejor que jamás le haya visto. Estuve con él la semana pasada y nos despedimos diciendo: ‘vamos a liarla en este Mundial’».

«Nunca he visto a César con esa confianza. Siempre dice: bueno, a ver qué hacemos», comenta el fisio entre prueba y prueba. En la segunda, en la final, el nivel de la primera de horas antes no fue tan bueno del equipo español.

«Queda su prueba gorda: el 200. Puede hacer récord de España. En el 4x200, que creo que es el viernes. Si sale primero, puede que le veamos con récord. A ver qué pasa. Está en un momento óptimo de su carrera, tanto en lo físico como en lo mental», explica. «Hay que valorar mucho que haya llegado a esto después de lo que ha pasado. Me parece increíble. Mucha gente ha dado por muerto a César después de tanta lesión y lo que pasó antes de Tokio. Qué va, César siempre resurge de las cenizas. Se merece meterse en los Juegos». Castro ya está ahí.

Su compañero Mario Mollá, también protagonista

Sergio de Celis, Luis Domínguez, Mario Mollá y el extremeño César Castro acabaron este domingo en la octava posición de la final de 4x100 metros libres durante el Campeonato del Mundo, que se está disputando en Fukuoka, y donde el propio Mollá quedó décimo en la prueba de los 50 metros mariposa. Participando en la segunda de las tres series preliminares matutinas, De Celis, Domínguez, Mollá y Castro se habían metido en la final con un tiempo de 3:13.77, quedándose con ello a solo cuatro centésimas del récord nacional. EEUU lideró las preliminares, con su tiempo de 3:11.63, mientras que Australia ocupó el segundo lugar (3:11.64) e Italia el tercero (3:12.53). Sin embargo, el cuarteto australiano se llevó el oro en la final vespertina, ganando con un registro de 3:10.16 gracias a una destacada última posta de Kyle Chalmers. La plata fue para los italianos (3:10.49) y el bronce para EE.UU. (3:10.81), informa Efe.

Por otra parte, Mollá ganó por la mañana su serie preliminar de los 50 mariposa con su mejor marca de siempre (23.34), pasando a semifinales con el decimocuarto tiempo de los 16 clasificados. El francés Maxime Grousset fue el más rápido de todas las preliminares, con un registro de 22.74; el británico Jacob Thomas Taylor Peters, con 22.85, fue segundo.

Ya durante la sesión vespertina, Mollá volvió a batir en las ‘semis’ su mejor marca personal con 23.16, pero concluyó en la décima posición. 

La delegación de Australia acaparó casi toda la atención de la tanda de finales, con el joven Samuel Short abriendo la veda al proclamarse campeón en los 400 libres masculinos (3:40.68); en esa carrera, el tunecino Ahmed Hafnaoui se colgó la medalla de plata (3:40.70) y el alemán Lukas Martens se adjudicó el bronce (3:42.20). Mientras tanto, el recital australiano alcanzó mayores cotas con el título de Ariarne Titmus en los 400 libres femeninos; estableció un nuevo récord del mundo (3:55.38), llegando a la meta por delante de la estadounidense Katie Ledecky (3:58.73) y de la neozelandesa Erika Fairweather (3:59.59).

Suscríbete para seguir leyendo