Fútbol. Segunda Federación

El Cacereño se rehabilita

El equipo de Cobos vence a domicilio a un San Fernando que no pudo parar a Fran Viñuela

Clausí, intentando parar a un jugador local. Hizo un gol de penalti.

Clausí, intentando parar a un jugador local. Hizo un gol de penalti. / UD San Fernando

ÁREA 11

2-San Fernando: Fermín; Brian (Echedey 75’), Pipa, Stephane, Ribalta; Ale Ojeda (Choco 53’), Juan, Felipe (Saúl 53’), Kilian Alemán (Dani Molina 75’), Aythami Betancor (Carlos Galván 53’); Adrián Hernández.

3-Cacereño: Robador; Martínez (Bruno 61’), Victor Matovu, Fran Serrano, Lobato; Telles (Sarmiento 67’), Clausí, Fran Viñuela (Karim 67’); Iván Fernández (Lolo Plá 89’), Diego Díaz, Tellechea (Piri 89’).

Goles: 0-1 (8’): Fran Viñuela. 1-1 (26’): Stephane. 1-2 (37’): Clausí, de penalti. 1-3 (49’) Fran Viñuela. 2-3 (85’): Ribalta.

Árbitro: Martínez Vilches (comité valenciano). Mostró tarjetas amarillas a David Ramírez, Choco, Fermín, Juan, Brian, Kilian Alemán; Martínez, Sarmiento y al jugador suplente visitante, Izan, en el banquillo. Roja a Ale Ojeda, tras ser sustituido, y al técnico local, Juan Carlos Socorro (60’).

Incidencias: Encuentro del grupo 5 de la Segunda Segunda Federación disputado en el Eleuterio Valerón. 200 espectadores.

Con su triunfo en El Tablero (2-3), el segundo de la temporada, el Cacereño da un gran salto cualitativo en la tabla clasificatoria, acercándose a los puestos de ‘playoff' de ascenso. Todo ello, aprovechando el mal momento del San Fernando que acumula cuatro derrotas consecutivas y todavía no sabe lo que es ganar en su campo. Fue un partido en el que los visitantes llevaron la iniciativa en el juego y en el marcador casi siempre, sabiendo sobreponerse a las sucesivas reacciones de su rival.

Saltaron al césped del Eleuterio Valerón los futbolistas de Julio Cobos controlando el esférico y superando a su oponente en todo momento. Y ese buen arranque tuvo su premio con el acierto de Viñuela para ponerlos por delante. Importante su papel en la victoria con sus dos dianas, además de participar activamente en el juego de los suyos.

Le costó reaccionar al San Fernando, que no es el mismo de inicio liguero, en el que llegó a estar situado en las posiciones altas. Pero su despertar vino más en jugadas aisladas y con Aythami Betancor como mejor exponente. Aunque sus disparos encontraron la respuesta de un Robador, qu se mostraba muy seguro bajo palos.

Bordeando la media hora los de Julio Cobos vieron como encajaban en la que es la mejor arma del Sanfer, la estrategia. Un saque de esquina de Aythami lo remató el central Stephane (1-1), máximo goleador de los canarios en esta temporada, fruto de su acierto en lo que se refiere a la acciones de estrategia, tanto como rematador como ejecutor.

De las jugadas a balón parado, salieron las acciones en las que estuvo cerca de ponerse por delante la escuadra de Juan Carlos Socorro, ya que hasta por dos veces se topó con la madera, volviendo a ser partícipe de ella su goleador Stephane. 

Todo ello, antes de verse nuevamente por debajo (1-2), en las cercanías del descanso, al convertir Clausí una pena máxima por manos de un zaguero, quizás en el mejor momento de los canarios. Resultado con el que se pasó por los vestuarios. Poco antes de esta segunda diana, Fermín, tuvo que emplearse a fondo para no verse batido nuevamente.

En un inicio de segundo periodo en el que el Sanfer salió decidido a igualar la contienda nuevamente, metiendo a su oponente en su parcela del terreno de juego. Pero poco después de saltar al terreno de juego encajaron otro golpe encajaron los de Maspalomas, al anotar los extremeños el tercero, otra vez en botas de Viñuela, que no desperdició el regalo que le habían puesto en forma de asistencia.

No le quedaba otra al míster canario que buscar revulsivos. Para ello metió de una tacada a tres jugadores con una clara vocación ofensiva, en busca de poder recortar para meterse en la pelea por puntuar, algo que de entrada no le dio el resultado buscado al no lograr el gol.

Control verde

Siguió siendo dueño del centro del campo el Cacereño, dejando que los intentos locales se agruparan en su mayoría en balones largos, buscando la corpulencia de sus jugadores de ataque, algo a lo que está acostumbrado el equipo canario que de ahí saca sus mayores beneficios, junto a la estrategia.

El ímpetu del San Fernando se fue aplacando, bien controlado por los de Cáceres que no sufrían en exceso, salvo por el estar pendientes de ese juego directo al que estaba sometido cuando recuperaba la posesión su rival.

Todo no iba a resultar tan sencillo para los de Julio Cobos, que vieron como a falta de cinco minutos para la conclusión encajaban el segundo, al aprovecharse Ribalta de un balón suelto dentro del área, metiéndose de lleno en la posibilidad de por lo menos salvar un punto, para ello se volcaron en ataque y con su central Stephane como ariete, buscando su altura y buen remate de cabeza, para sacarle partido a los habituales desplazamientos en largo de sus compañeros.

El empate fue algo que tuvo en sus botas Carlos Galván, pero Robador lo evitó con una buena parada. Consiguiendo de esta forma un segundo triunfo en esta campaña que los dispara en la clasificación, permitiéndoles soñar con algo importante y dejando atrás un inicio liguero no muy bueno. No se ganaba desde la primera jornada.

Suscríbete para seguir leyendo