Segunda Federación

Dos meses atascados en Segunda Federación

Sólo el Cacereño reacciona en un grupo con cuatro equipos extremeños en descenso

Lance de juego entre San Fernando y Cacereño en el partido del pasado fin de semana.

Lance de juego entre San Fernando y Cacereño en el partido del pasado fin de semana. / UD San Fernando

Ya se avisaba hace un mes que el grupo 5 de Segunda Federación se le estaba atragantando al fútbol extremeño. Un mes después, no hay mejoría en el enfermo y se confirma que la Segunda Federación se le atasca de sobremanera a los clubs de la región esta temporada. Sólo el Cacereño (ya era hora) reaccionó en la octava jornada con una sufrida victoria en Canarias que apaga muchos fuegos, especialmente el de la ciega confianza del entorno del cacereñismo que siempre ha tenido en los planteamientos de Julio Cobos. Todo lo demás es muy mejorable, aunque hay resultados meritorios como el empate in extremis del Montijo ante el Unión Adarve.

Cacereño

Hay que empezar por la mejoría que experimentó el Cacereño, al menos por el resultado. Una victoria que llega después de seis partidos sin ganar y que deja un poso de cierta tranquilidad en el seno de la afición. Por cierto, enorme la grada del Cacereño, con muchos valientes en Canarias apoyando a los suyos. La afición, este año, el mejor fichaje. Sin duda.

Sobre el verde, destacar el puñal de Fran Viñuela por banda derecha. Le ha costado enchufarse al extremo este año, pero estuvo sensacional en su perfil para ser decisivo. Él y Clausí, que ofrece una regularidad brillante en el Cacereño. Ahora toca refrendar la mejoría en casa, el sábado a las 20.30 horas ante el Ursaria.

Badajoz

En descenso están Badajoz, Llerenense, Montijo y Villanovense. El que más abajo está es el Badajoz tras el amargo debut de Iñaki Alonso en el banquillo. No se cortó el nuevo técnico blanquinegro tras acabar el encuentro. «Les hemos regalado los goles. Han sido todo errores nuestros. Nos hemos suicidado. Antes estábamos en el fango, pero ahora en lo más profundo del barro». Fueron algunas de las expresiones de un técnico que sabe que, en cierto modo, hace falta algo de mano dura dentro del vestuario. Ojo que el sábado llega el líder Talavera al Nuevo Vivero.

Villanovense

Otro irreconocible es el Villanovense, que sólo ha ganado un partido y que se muestra especialmente blando en defensa, lo contrario a su seña de identidad de toda la vida. Son los momentos más críticos de Gus en el banquillo serón, con una grada que empieza a impacientarse. 

Llerenense

Pagó su novatada de principiante el Llerenense en uno de esos campos tradicionales de la antigua Segunda B: Matapiñonera. El Llerenense se mantuvo vivo todo el partido y, por ocasiones, mereció más. El cuento de siempre. Pero en el último cuarto de hora experimentó los picotazos de un Sanse que siempre se mantiene de pie en los partidos.

Montijo

De esta jornada, aunque esté en puestos de descenso, hay que rescatar al Montijo, que volvió a tirar de garra y corazón para coger un punto que ya no existía en campo del Unión Adarve. El misil de Runy en el descuento confirma que a este Montijo le van más los partidos sin presión, preferentemente fuera de casa, que los que tiene obligatoriedad de sacar adelante. La nota negativa fue la temprana expulsión del entrenador Emilio Tienza, que espera entre uno y dos partidos de sanción. El Montijo viajó en el día a Madrid y, aún así, dio la talla.

Dos meses de competición y cuatro equipos en descenso, ninguno cerca del playoff y la sensación de que al fútbol extremeño le faltan cosas para dominar esta cuarta categoría del fútbol nacional.

Suscríbete para seguir leyendo