Automovilismo

El Circuit de Barcelona sube de nivel

El flamante ‘Rooftop’, la joya de la corona de las obras del Circuit de Barcelona, da la bienvenida a la F1 a 30 metros de altura

Alonso y Sainz desatan la pasión de los fans y prometen darlo todo en la carrera de casa, con probabilidades de lluvia

Salida del GP España de Fórmula 1 2023, en el Circuit de Barcelona-Catalunya

Salida del GP España de Fórmula 1 2023, en el Circuit de Barcelona-Catalunya / MIQUEL ROVIRA PAXAU

Laura López Albiac

Este fin de semana el Circuit de Barcelona lucirá sus mejores galas con ocasión del Gran Premio de España de F1, culminando tres años de obras que han servido para modernizar sus instalaciones, con una inversión aproximada de 50 millones de euros. Después del rotundo éxito del Road Show celebrado ayer en el Passeig de Gràcia, la acción se traslada al trazado catalán, que este jueves ha recibido a la familia del ‘gran circo’ con una sorpresa, la espectacular pasarela ‘Rooftop’ que se eleva sobre la pista en la zona del Estadi y ofrece una privilegiada panorámica. Es sin duda, la ‘joya de la corona’ de las reformas emprendidas en el marco del plan estratégico presentado en 2022 , cuando se firmó la anterior renovación por cinco años, para complacer los deseos de la Fórmula 1.

Stéfano Domenicali, CEO de Liberty Media, exigió mejoras en el Circuit y una mayor implicación de Barcelona para acercar la F1 a la ciudadanía. Ambas exigencias se han visto cumplidas en esta edición. La llegada de Jaume Collboní y el PSC a la alcaldía facilitaron la exhibición en el Eixample, absolutamente vetada por el anterior Consistorio, justo en un momento en el que la ciudad se prepara para acoger la Copa América de Vela y acaba de cerrar la salida del Tour en 2026. Y el estreno del ‘Rooftop’, este jueves, ha puesto la ‘guinda al pastel’.

La construcción de esta pasarela multifuncional en la contrarrecta del Circuit se ha terminado justo a tiempo para el GP de España. Con un coste aproximado de seis millones de euros, el edificio se eleva a 30 metros de altura, justo antes de la curva 10, enlazando la zona del Estadi con el paddock. Un nuevo punto de paso que no existía y un elemento visual que mejora sensiblemente la experiencia en la zona destinada a los VIPS, tal como quería Liberty.

Alonso y Sainz desatan pasiones

El Circuit de Barcelona se prepara para uno de los fines de semana más especiales de los últimos años. Su presidente Roger Torrent, Conseller d’Empresa i Treball de la Generalitat, está convencido de que la 34ª edición del gran premio en Montmeló será “la mejor que hayamos organizado nunca en este escenario”. Es la consigna marcada a ‘fuego’ por la organización. Saben lo que está en juego y no quieren que nada falle.

La competencia es feroz. Madrid ha firmado ser la sede del Gran Premio de España durante diez años, a partir de 2026, la última edición que tiene firmada Barcelona, que deberá cambiar de nomenclatura y aspira a continuar más allá de esa fecha. Oriol Sagrera, CEO del Circuit y actor principal del nuevo acuerdo con Fira de Barcelona para la explotación comercial del trazado, espera convencer a Domenicali con una propuesta diferenciada, impulsando el mejor circuito permantente de Europa frente a la carrera urbana en IFEMA.

Mientras las negociaciones siguen su curso, en el plano deportivo la fiesta en el Circuit promete emociones fuertes este fin de semana. Los fans españoles se han volcado con los pilotos de casa Carlos Sainz y Fernando Alonso. El primero dice estar “muy cerca” de anunciar dónde correrá la próxima temporada y sueña con que las actualizaciones introducidas por Ferrari en Barcelona le permitan pelear por la que sería su segunda victoria de la temporada, después de Australia.

Por su parte, Alonso llega con menos expectativas, después del tibio inicio de curso de Aston Martin y, como todos, pendiente de la meteorología, que augura probabilidades de lluvia para la carrera del domingo. Las estadísticas del asturiano en Montmeló no son demasiado favorables, aunque si las condiciones se lo permiten intentará dar una alegría a los aficionados, que ayer le echaron de menos en el Road Show y esta tarde han ‘enloquecido’ con él en tradicional ‘pit walk’ en la calle de garajes. “Este es mi 21º Gran Premio de España y me siento tan orgulloso como en mi primera carrera en casa. Los aficionados son siempre una motivación extra para hacerlo bien”, asegura Fernando, que prefiere "una carrera en mojado" este domingo.

Max Verstappen regresa a la pista en la que debutó con Red Bull en 2016, consiguiendo su primera victoria y batiendo el récord absoluto de precocidad como el ganador más jóven de la historia de la F1. Llega líder destacado del Mundial, aunque este año ya le han batido en tres de las nueve pruebas disputadas: Sainz en Australia, Lando Norris (McLaren) en Miami y Charles Leclerc (Ferrari) ante su afición, en Mónaco. Prueba definitiva de que el campeonato 2024 está más abierto que los dos precedentes y que en Barcelona, sobre todo si llueve, cualquier cosa es posible.