El presidente de la filial británica del Sabadell deja el cargo

Richard Meddings abandona la entidad ahora que a corto plazo no está prevista su venta

El presidente de la filial británica del Sabadell deja el cargo

El presidente de la filial británica del Sabadell deja el cargo

El británico TSB, filial del Banc Sabadell, ha anunciado este miércoles que Richard Meddings prevé abandonar este año la presidencia de la entidad, ahora que el grupo que preside Josep Oliu ha dejado en el aire su posible venta. Fuentes del banco de origen vallesano afirman que la venta de TSB no figura ahora en la agenda "en el corto plazo".

Meddings, que asumió el cargo en febrero de 2018, continuará al frente del consejo de administración, del que forma parte desde septiembre de 2017, hasta que se designe a un sucesor. TSB ha detallado en un comunicado que el presidente expresó el año pasado de su intención de no renovar su mandato, pero decidió mantenerse en el puesto durante las negociaciones de la fallida fusión entre Sabadell y BBVA.

A pesar de las pérdidas y problemas tecnológicos que ha generado TSB desde su adquisición en 2015, la entidad española ha enfriado en los últimos meses la posibilidad de desprenderse de su filial en el Reino Unido. Oliu, que en la junta de accionistas del Sabadell de este viernes dejará sus funciones ejecutivas, ha agradecido a Meddings su "excepcional liderazgo".

"Atrayendo a los líderes adecuados, desarrollando y cumpliendo una estrategia de crecimiento y centrándose en mejorar el servicio a sus clientes, Richard ha asegurado que TSB está bien preparado para un futuro de éxitos", ha señalado Oliu.

Al anunciar su partida, Meddings ha recalcado su confianza en la "altamente efectiva" consejera delegada del banco, Debbie Crosbie, ratificada por el nuevo consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno; y el resto del equipo directivo.

Ha destacado que TSB ha "tomado el control directo de sus sistemas tecnológicos", algo que considera "un paso esencial" para los planes de la firma de "regresar a los beneficios" y dar un buen servicio a sus cinco millones de clientes.

Meddings ha llevado las riendas de la entidad británica tras los problemas que generó la migración a una nueva plataforma informática en 2018, que dejó temporalmente a numerosos clientes sin acceso a sus cuentas.