Banca

Los bancos internacionales dan la espalda a su negocio de grandes patrimonios

Las entidades nacionales se están reforzando en este negocio, colocándose así en los primeros puestos bancos como Santander, Caixabank, BBVA o Bankinter

Logo de BNP Paribas en su sede de París.

Logo de BNP Paribas en su sede de París. / BENOIT TESSIER

Araceli Muñoz

El negocio de banca privada, los servicios que ofrecen las entidades financieras orientadas a grandes patrimonios, ha dejado de ser estratégico para los bancos internacionales con presencia en España, que han centrado sus esfuerzos en crecer en otros negocios como el asesoramiento en operaciones corporativas (investment banking), entre otros. En este contexto, las entidades nacionales se están reforzando en este negocio, colocándose así en los primeros puestos bancos como Santander, Caixabank, BBVA o Bankinter. Así lo publica El Periódico de España.

El último banco internacional que se ha desprendido de este negocio ha sido el francés BNP Paribas, que ha anunciado hace apenas unos días el traspaso de esta división a Banca March, en una operación asesorada por Deloitte. En concreto, la cartera que ha vendido BNP gestiona unos 3.600 millones de euros, que eleva la cifra de activos bajo gestión de Banca March a los 22.600 millones, colocándose por encima de UBS.

Esta es la segunda transacción que firman ambas entidades, pues en 2018 el banco francés vendió una cartera de 550 millones de clientes con un patrimonio de entre 100.000 y un millón de euros. No obstante, quedan fuera de la operación el patrimonio de los clientes ultrarricos, que cuentan con un patrimonio superior a los 10 millones de euros.

Hace apenas unos días, el francés BNP Paribas vendió una cartera de clientes de banca privada a Banca March por 300 millones

Hace apenas unos meses, el suizo UBS protagonizó una de las transacciones más sonadas del sector cuando vendió su banca privada a Singular Bank por unos 300 millones de euros. El banco capitaneado por Javier Marín, el que fuera consejero delegado del Santander, está inmerso en una fuerte estrategia de adquisiciones que le ha llevado a cerrar cuatro compras en apenas dos años: la de MG Valores, el negocio de gestión discrecional y de intermediación de la agencia de valores Mercados y Gestión Valores; la de la gestora de fondos Belgravia Capital SGIIC; la cartera de la filial española de la luxemburguesa Quintet Private Bank; y la de UBS mencionada.

La entidad, que cuenta con el respaldo del fondo de capital riesgo estadounidense Warburg Pincus, se ha convertido en la mayor entidad independiente en el país con 22.000 millones de euros en activos bajo gestión. En cualquier caso, las fuentes financieras consultadas por El Periódico de España, vaticinan más movimientos por parte de entidades internacionales en este negocio, pues para muchos de ellos han dejado de ser estratégicos porque la cuota de mercado que tienen en el país no les permite ser competitivos respecto a otros bancos.

Otras operaciones

Años atrás, allá por 2002, el propio BNP Paribas compró a JP Morgan su negocio de banca privada en España, en una de las operaciones más famosas de aquel momento por valor de unos 750 millones de euros. La transacción se produjo unos meses más tarde de que el banco francés emprendiera su aventura en la banca privada española, virando su estrategia tras desprenderse de la banca comercial al considerar que en aquel momento no podía competir contra los bancos y las cajas españoles. Ahora, sin embargo, ha vuelto a este negocio en el país a través de su neobanco Nickel, con el que pretende llegar a los nueve millones de españoles que pasan por los 10.800 establecimientos de Loterías y estancos que existen en el país.

Otro de los movimientos bancarios más sonados se produjo en el año 2008 de la mano del gigante estadounidense Morgan Stanley, que vendió su negocio de banca privada a Caixa por una cantidad cercana a los 600 millones de euros. En aquel momento, la entidad estadounidense contaba con 9.000 millones en activos bajo gestión, que sumados a los 16.600 millones que gestionaba el banco catalán le permitió dar un salto cuantitativo y convertirse en uno de los mayores gestores de banca privada del país. En la actualidad, según el ranking de Fundspeople, Caixabank gestionó en torno a 80.810 millones de euros de grandes patrimonios en el ejercicio de 2020.

Unos años más tarde, concretamente en 2015, CaixaBank cerró la compra del negocio de banca privada y minorista de Barclays en España por unos 800 millones de euros. Un año antes, la entidad británica había anunciado la puesta en revisión del negocio retail en el país al considerarlo como no estratégico. Sin embargo, el pasado mes de diciembre cambió su estrategia y ha vuelto a apostar por la banca privada en España de la mano de Juan Villarrasa, que es el encargado de la cobertura del negocio a nivel local.

Necesidad de invertir

En este baile de movimientos de la banca privada en España, no solo las entidades locales están hambrientas por invertir, sino que todavía quedan bancos extranjeros que quieren apostar por el crecimiento de este negocio. Es el caso, sin ir más lejos, de Deutsche Bank, que mostró su interés en hacerse con la cartera que vendía BNP Paribas. La entidad alemana, que ha sonado en numerosas quinielas del sector como posible candidato a salir del país, quiere centrarse en crecer en banca privada en España en detrimento de la banca minorista, algo que sólo podrá conseguir mediante nuevas adquisiciones o el cierre de sucursales.

También quieren crecer en este negocio Andbank o A&G, además de los nuevos proyectos que se están desarrollando en este nicho de mercado, como el de J. Safra Sarasin (que ha abierto oficina en Madrid con el exjefe de Mirabaud, Francisco Gómez-Trenor), Rothschild o Beka Finance, entre otros.