Nuevo plan estratégico

Criteria pretende elevar de 27.000 a 40.000 millones el valor de sus activos en 2030

El brazo inversor de La Caixa calcula que los dividendos de la fundación, su propietaria, asciendan a 700 millones, frente a los 400 millones actuales y se define como elemento estabilizador de la economía

El presidente de Criteria Caixa y la Fundación La Caixa, Isidro Fainé,  junto al consejero delegado de CriteriaCaixa, Àngel Simón.

El presidente de Criteria Caixa y la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, junto al consejero delegado de CriteriaCaixa, Àngel Simón. / EP

David Page

David Page

Criteria tiene como objetivo pasar de un valor bruto de los activos actual de 27.000 millones de euros a 40.000 millones y que dividendos de la Fundación La Caixa, su propietaria, se eleven de los 400 millones del periodo 2018-2023 a 700 millones en el plazo de cinco años, y que destina a la obra social. Estos son algunos de los pilares en los que se apoya el plan estratégico 2025-2030 del brazo inversor de la Fundación La Caixa, con el objetivo prioritario depreservar y hacer crecer el patrimonio de la fundación, presentado este lunes en Barcelona.

En cuanto a la deuda neta, que actualmente supone el 15%, la meta es llegar al 10% pero con la posibilidad de subir al 20% si existen inversiones atractivas o para tener un colchón en los casos en los que haya situaciones de empeoramiento del mercado. La idea es cubrir los objetivos del plan mediante las plusvalías de la diversificación, así como los dividendos de las participadas, con un retorno anual de las inversiones de entre el 8% y el 10% frente al de alrededor del 3% de los últimos cinco años.

En esta nueva hoja de ruta de la sociedad que desde enero tiene al que fuera presidente de Agbar y vicepresidente de su propietaria, la francesa Veolia, Àngel Simón, como consejero delegado a la vez que renovó por otros cuatro año el presidente tanto de la fundación La Caixa, como de Criteria, Isidro Fainé, el objetivo es pasar del 74% en inversiones estratégicas (aquellas en las que la sociedad mantendrá una posición a largo plazo y que incluye sectores como la banca, la energía, las telecomunicaciones y las 'utilities') al 55%, con Naturgy, CaixaBank y Telefónica como pilares y en las que está previsto reforzar su posición y dotar de más flexibilidad a otras. De un valor de 19.000 millones está previsto llegar a 22.000 millones y que los dividendos procedentes de estas compañías sumen 12.000 millones entre 2024 y 2030. Criteria no descarta que una cuarta compañía entrara a formar parte de este núcleo en el futuro.

A su vez se prevé que la cartera de diversificación, que en la actualidad supone el 13% del total pase al 25%, con unos 10.000 millones frente a los 2.500 millones actuales, con variedad por geografías y sectores representados por compañías cotizadas, en las que Criteria persigue ser "influyente" (tecnológicas, farmacéuticas, biofarmacéuticas y 'retail'). Hoy Criteria está en 80 empresas cotizadas y pretende pasar a entre 20 o 30 con influencia en todas ellas. Ese es uno de los cambios de planteamiento del nuevo plan estratégico. En este grupo, tanto Puig y ACS, en las que Criteria se hizo con el 3% y el 9,4%, respectivamente se ajustan a los criterios que esta hólding inversora y que son la existencia de programas de crecimiento y un horizonte temporal que proporcionará un dividendo recurrente y añadirá valor.

Y en capital privado, es decir, una cartera formada por empresas no cotizadas, el propósito es pasar del 3% al 10%, hasta los 4.000 millones para empresas que puedan crecer hasta los 500 o 1.000 millones anuales desde unas ventas anuales de unos 150 millones. La idea es hacerlo tanto de forma directa en España como a nivel internacional mediante fondos de referencia y coinversión; y el inmobiliario mantenerlo en el 10%.

A su vez se remodelará la cartera inmobiliaria que gestiona InmoCaixa desinvirtiendo en gran parte d ela misma, que sufre una gran dispersión geográfica y una rentabilidad inferior a la de mercado para reinvertir en activos que generen rentas recurrentes con una mayor rentabilidad y potencial revalorización. Por todo ello está previsto que la cartera inmobiliaria mantenga su peso en el 10%.

Criterios ESG

Según fuentes del grupo, la idea es apostar por empresas que cumplan con los criterios de ESG (medioambiente, sostenibilidad y gobernanza). Criteria se otorga un colchón del 10% para aumentar la deuda hasta el 20% en el 2030 por si hay crisis de mercado y para aprovechar y comprar en periodos de bonanza cuando el mercado va bien, como en la actualidad. Está prevista tanto la gestión directa de activos como la indirecta coa través de inversiones en compañías especializadas, como es el caso de Colonial, en la que se sitúa como primer accionista con el 17%.

Uno de los objetivos que se marca Criteria en su nueva hoja de ruta es la creación de valor para Naturgy, que forma parte de las inversiones estratégicas y con un plan a largo plazo de crecimiento, que sea un actor clave en la transición ecológica y energética. El objetivo es un accionariado estable, tras romper las negociaciones con la emiratí Taqa para lanzar una opa conjunta para hacerse con el 40% que tienen los fondos CVC y GIP En la actualidad, la sociedad ha decidido que explorará otras alternativas.

También se redimensionará el patrimonio inmobiliario, así como el diseño de prácticas, procesos y órganos de gestión activos y una cultura y excelencia del equipo para llevar adelante el plan. En su plan estratégico, la compañía se define como un elemento estabilizador de la economía a través de la protección de sectores estratégicos y el fomento de la industria.

Tras el intento fallido de acordar una oferta de compra (opa) conjunta con la emiratí Taqa, de la que Criteria la principal accionista, con el 26,7%, la sociedad mantiene su apuesta por contar con participaciones significativas e implicarse más en la gestión. Lo ha hecho en Telefónica, donde una vez superado el 5% tiene como objetivo llegar al 10% para igualar al Estado, que a través de la Sepi está forjando un núcleo accionarial estable para contrarrestar el desembarco de los saudís de STC con el 9,9%.

Además ha suscrito una ampliación de capital de 622 millones que la ha convertido en primer accionista de Colonial con el 17% y ha desembarcado en la ACS de Florentino Pérez con el 9,4% por casi 1.000 millones de euros, como socio de referencia de quien ya fue su aliado en los orígenes de Abertis. Además Fainé, que es vicepresidente de Telefónica, en cuyo consejo está desde hace más de 30 años, entrará a formar parte del órgano de gobierno de este grupo, lo que supone un gesto para demostrar su apuesta por esta firma. A su vez, Criteria cuenta con el 3% del grupo de moda, cosmética y fragancias, Puig, con el que se hizo por 425 millones antes de la salida a bolsa de esta compañía el pasado 3 de mayo. Como consecuencia de todo ello, los dividendos que percibirá Criteria este año pueden alcanzar unos 1.500 millones, frente a los 1.114 millones de año pasado.