Todo empezó cuando la cantante Rosalía abrió una sesión de preguntas y respuestas en su cuenta de Twitter, donde sus fans podían hacer todo tipo de consultas sobre cosas que quisieran saber y nunca nadie había preguntado a la artista.

Una seguirora aprovechó la oportunidad para pedirle a Rosalía que le desease suerte con sus exámenes.

Lo que no se esperaba es que la cantante le diera un contestación más propia de una madre que de una diva de la música.

Por qué el Tweet de Rosalía es una auténtica lección de educación

"Los españoles invertimos más dinero en lotería que en libros, porque creemos más en la suerte que en el esfuerzo para conseguir resultados", decía el experto en talento y liderazgo Fernando Botella en uno de los eventos Educar es todo.

Sin duda, si queremos que nuestros hijos lleguen lejos, alcancen sus propósitos, debemos inculcarles desde pequeños la cultura del esfuerzo.

En esta misma ponencia, Botella subrayaba que un atleta se prepara 4 años para 90 segundos de competición. O que Pablo Picasso llegó a decir que“pintar como los niños me llevó toda la vida”. Son historias que demuestran la importancia del esfuerzo mantenido en el tiempo, la perseverancia, para alcanzar nuestros objetivos y crecer. Fernando Botella considera que es importante “explicar a nuestros hijos que los éxitos vienen después de mucho trabajo, no tras un golpe de suerte”, tal y como se desprende del comentario de Rosalía.

Claves para fomentar el esfuerzo

Y, desde casa, ¿cómo podemos fomentar la cultura del esfuerzo en nuestros hijos?

1.- Ser ejemplo de esfuerzo. Contarles a nuestros hijos lo que nos han costado algunos de nuestros logros, mostrar que no nos rendimos aunque nos cueste, es buena idea si queremos que nuestros hijos entiendan por qué es importante esforzarse.

2.- No sobreprotegerlos. Si nuestros hijos pueden conseguir algo por sí mismos, aunque les cueste más, es preferible fomentar que lo hagan, porque su satisfacción personal será mayor. No olvidemos que considerarnos capaces es fundamental para tener una buena autoestima.

3.- Hablar sobre el esfuerzo: Historias de deportistas o artistas pueden ayudarnos a entender la importancia del esfuerzo, de trabajar para conseguir un objetivo.

4.- Alabar el esfuerzo y no tanto lo listos o buenos que son: Es muy tentador decir a nuestros hijos que son los más guapos, los más listos, los mejores en todo… Pero así no fomentamos que se esfuercen, sino que tengan miedo a perder ese genial estatus. Si valoramos su esfuerzo, su interés, si hablamos con ellos de lo bien que se sienten cuando se esfuerzan, hayan o no logrado el resultado, estaremos fomentando que aprecien esforzarse.