La Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pone en valor la importancia de la colaboración europea en la lucha contra la pandemia y repasa otros asuntos de la actualidad internacional y las relaciones diplomáticas españolas en una entrevista conjunta con cinco periodistas de otros tantos periódicos editados por el grupo Prensa Ibérica.

¿Está contento el Gobierno con el ritmo al que avanza la campaña de vacunación?

En primer lugar quiero poner en valor el esfuerzo del Gobierno para proteger a los ciudadanos a través de la vacunación. Y lo hemos hecho a nivel europeo. Es cierto que en esta estrategia nos hemos enfrentado al enorme reto que supone descubrir una vacuna y producirla en menos de un año. Esto no tiene precedentes históricos y por lo tanto hemos sufrido una situación de llegada de vacunas a nuestro país un poco errática, pero todos sabíamos que en el primer trimestre iba a ser así. También hemos dicho, y esto se está materializando, que en el segundo trimestre la llegada iba a regularizarse. Cada lunes de abril llegan más de un millón de dosis de vacunas que España ha comprado a través de la Unión Europea, lo cual demuestra que el esfuerzo del Gobierno para garantizar el acceso de todos los españoles a la vacuna está surtiendo efecto.

"Quiero poner en valor el esfuerzo del Gobierno para proteger a los ciudadanos a través de la vacunación" José Luis Roca

Los datos de Sanidad muestran ciertos repuntes en la pandemia. ¿Se está temiendo por el verano?

Creo que en España estamos haciendo las cosas con prudencia. Que podamos disfrutar de un verano más o menos normal va a depender del esfuerzo que hagamos en estas próximas semanas. Tenemos que ser muy constantes en mantener la guardia en estos momentos en los que ya vemos la luz al final del túnel.

¿En qué mecanismo trabaja el Gobierno para favorecer esa recuperación turística en el corto plazo?

Los servicios turísticos representan el 13 % de nuestra economía más o menos y por lo tanto son un sector que ha estado en el centro de las prioridades del Gobierno desde el inicio de la pandemia. Lo ha estado en términos de ayudas y desde luego lo está haciendo ahora a la hora de diseñar el retorno a una movilidad ordenada y segura. Por eso España ha liderado internacionalmente la creación de certificados de vacunación que nos van a permitir recuperar la movilidad. Este certificado estará en marcha a más tardar a mediados de junio.

"España ha liderado internacionalmente la creación de certificados de vacunación" José Luis Roca

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, habló sobre la necesidad de revisar el sistema de patentes. ¿Cuál es la postura del Gobierno?

Las patentes tienen una regulación internacional, es un acuerdo en la Organización Mundial de Comercio que ya prevé la posibilidad de derogar esas patentes y de alguna manera, de derogarla tanto a petición de un país como por decisión propia de quien tenga la patente. Pero el problema que tenemos ahora no es tanto de patentes como de capacidad productiva. Y eso no se resuelve levantando la patente. Eso se resuelve con una colaboración público-privada donde la financiación pública ayude a la empresa privada allá donde haya cuellos de botella. Eso es un poco lo que ha buscado hacer la Unión Europea y eso es la razón por la cual nosotros en España hemos trabajado con varios laboratorios farmacéuticos que ya están produciendo estas vacunas en España. Y nuestro objetivo es seguir invirtiendo en la empresa española para que aumente su capacidad de producción.

"Hemos observado un cambio de postura de Estados Unidos, privilegiando el diálogo y la negociación con sus socios y aliados"

Arancha González Laya - Ministra de Asuntos Exteriores

Algunos abogados denuncian que se ha incrementado el nivel de exigencia de los requisitos a los ciudadanos británicos para permanecer en España. ¿Hay más mano dura con los residentes británicos?

No, no hemos cambiado los requisitos, son los que eran. Todos los ciudadanos que residían en nuestro territorio antes del brexit siguen teniendo los mismos derechos. Sí que hemos recomendado a los ciudadanos que saquen una tarjeta de residencia temporal, el TIE, que es lo que va a facilitarles la tramitación administrativa, el tránsito en fronteras, pero no se han endurecido los criterios. Son los que se negociaron en el acuerdo de retirada del Reino Unido de la Unión Europea. Ha quedado la posibilidad de negociar entre España y el Reino Unido cuestiones concretas relativas a la ciudadanía que estamos estudiando para poder proteger aún más tanto a nuestros ciudadanos en el Reino Unido como a los ciudadanos del Reino Unido en nuestro territorio, donde siempre serán bienvenidos.

¿Se plantea el Gobierno flexibilizar los requisitos para la obtención del visado de inversores como palanca para la recuperación económica?

De momento, España no está teniendo dificultades para captar inversiones porque la atracción de los inversores está basada primero en que existe una gran liquidez internacional y segundo, en que España es un país atractivo porque está poniendo en marcha un plan de recuperación con unos ejes muy claros, pero también muy apetecibles para inversores extranjeros. No creo que estemos ante una necesidad de flexibilizar los criterios para invertir en España. Lo que vamos a hacer es presentar a esos inversores el Plan de Recuperación Español, que será aprobado en breve e invitarles a invertir en España en inversiones de alto valor añadido.

¿Cómo podrán contribuir esos fondos para la recuperación europea a revitalizar la economía?

Los fondos estructurales, los fondos de cohesión y los fondos agrícolas de la PAC van a seguir llegando a nuestro país. A esta financiación se añade un fondo de recuperación europea que prima que nuestro país sea capaz de articular una serie de iniciativas que respondan a los cuatro grandes ejes que ha identificado nuestro país: descarbonización, digitalización, cohesión territorial e igualdad entre el hombre y la mujer, este vector que a veces no tomamos en serio, pero que supone puntos adicionales de PIB, la igualdad mejora el PIB. Nuestro país está construyendo un plan de recuperación con el aporte de las comunidades autónomas, identificando prioridades, de manera que el plan refleje también la diversidad territorial española, la capacidad de nuestro país de ofrecer proyectos de transformación que luego se irán desgranando. Pero va a permitir una nueva modernización de nuestra economía y de nuestro tejido social.

¿Cree que Estados Unidos está haciendo suficiente para dar un giro a su política y por ejemplo suprimir los aranceles que estableció Donald Trump?

Hemos observado un cambio de postura, privilegiando Estados Unidos el diálogo y la negociación, sobre todo con sus socios y aliados. Y España desde luego es socio y aliado de Estados Unidos desde la llegada a la presidencia estadounidense del presidente [Joe] Biden. Y lo hemos aplaudido y agradecido porque pensamos que entre socios y amigos la mejor manera de dirimir las cuestiones en las que estemos menos de acuerdo es a través del diálogo y la negociación. Por ejemplo, un tema en el que estábamos en desacuerdo que puse sobre la mesa en mi primera conversación con el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, fueron los aranceles que Estados Unidos aplicaba a muchos productos españoles a causa del conflicto entre Airbus y Boeing. Y vimos con satisfacción como, apenas dos semanas después, Estados Unidos y la Unión Europea iniciaron una negociación en el tema de ayudas al sector aeronáutico y suspendieron las sanciones que afectaban a miles de exportadores españoles, de productos sobre todo agroalimentarios, que han causado mucho daño a nuestros exportadores y que gracias a una labor discreta, han sido suspendidos y han permitido a estos exportadores poder acceder al mercado estadounidense, que es un mercado de gran valor añadido. No hemos terminado esta negociación, todavía quedan otros sectores como las medidas de Estados Unidos bajo el esquema Helms-Burton [que castiga a los inversores extranjeros en Cuba] o los aranceles estadounidenses a la aceituna de mesa española o en materia de acero o de aluminio.

¿Cómo cree que ha quedado la imagen de España con el proceso de extradición de Carles Puigdemont?

El Parlamento Europeo ha aprobado el levantamiento de la inmunidad de Carles Puigdemont, de Ponsatí y de Comín. La inmunidad es para ejercer la labor parlamentaria europea, no para actividades que no tengan que ver con esa labor parlamentaria. Pero más allá de esto, yo lo que leo en lo que está ocurriendo en estos momentos en Europa es que en realidad la unilateralidad es contraria a la democracia. En democracia no cabe unilateralidad y este es el mensaje que queda en Europa de la situación catalana. Lo importante ahora no es seguir ahondando en la unilateralidad, sino buscar un diálogo y sentarse a hablar alrededor de esa mesa que el Gobierno ha ofrecido para pasar página, que es lo que piden los ciudadanos catalanes.

"En democracia no cabe unilateralidad y este es el mensaje que queda en Europa de la situación catalana"

Arancha González Laya - Ministra de Asuntos Exteriores

Ahora se le pide al Parlamento Europeo que se pronuncie sobre la extradición. ¿Cómo quedará la imagen de la justicia si Bélgica vuelve a rechazar que se le extradite?

El Parlamento Europeo se ha pronunciado muy claramente y ha dicho que hay que levantar la inmunidad y eso está ya claramente decidido en la institución parlamentaria. Otra cosa es que el retorno de Puigdemont, Ponsatí y Comín a España necesita una decisión por parte de la justicia belga. Y es cierto que no es la primera vez que la justicia belga se ha pronunciado sobre este asunto y no es la primera vez que ha rechazado la entrega a España y no es la primera vez que la justicia belga ha sido corregida por la justicia europea, por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que le ha dicho que tiene que cumplir con sus obligaciones. Por eso me parece que ha sido inteligente por parte de la justicia española plantear ante el Tribunal de Justicia Europeo una cuestión prejudicial para que se dirima cómo funciona la euroorden y cuál es el margen de discreción de un país a la hora de ejecutar una euroorden. Creo que esa es la vía correcta.

"Tenemos que abrir vías regulares de inmigración a Europa"

La ruta migratoria del Mediterráneo se ha convertido en la más mortífera después de la canaria. ¿Qué se está haciendo para paliar esta situación?

Estamos tejiendo con el resto de los miembros de la UE un pacto para la emigración y el asilo. Pero es difícil de construir porque los puntos de vista de los diferentes Estados en este tema no son los mismos. Nos une más y tenemos más en común con países ribereños del Mediterráneo que con otros países más al norte. Pero estamos buscando a través de un diálogo muy paciente y muy constante, construir un consenso dentro de la UE. Hemos encontrado un área de consenso en la necesidad de trabajar más con los países de origen y de tránsito de migrantes para abordar esta cuestión antes de que los migrantes lleguen a la frontera de la Unión Europea, en la mayoría de los casos de manera irregular. Esta misma semana, el presidente del Gobierno ha viajado, entre otros países, a Senegal, donde una parte del diálogo tiene que ver con ayudar a los países a tratar la cuestión de la migración en origen o en tránsito. Esto significa ayudar más a estos países a mejorar sus capacidades socioeconómicas, y España acaba de lanzar el programa Foco África. Tiene también mucho que ver con trabajar para desmantelar redes criminales de tráfico de personas.

"Estamos tejiendo con el resto de los miembros de la UE un pacto para la emigración y el asilo" José Luis Roca

En ese pacto migratorio europeo se plantea que los países fronterizos sean un dique de contención. ¿Qué están haciendo para evitar esa política?

El pacto migratorio tiene que ser responsable y solidario. Y solidaridad significa que el peso de la responsabilidad no puede recaer única y exclusivamente sobre los países que somos primera frontera. Buscamos el retorno hacia sus países de todos los que llegan irregularmente, favoreciendo evidentemente el retorno voluntario, cosa que ha estado ocurriendo en los últimos meses de manera continua. Y para eso tenemos acuerdos bilaterales con países de origen y de tránsito. También tenemos que abrir vías regulares de emigración a Europa, vías que nos permitan ser más eficaces en la lucha contra la migración irregular. Eso es lo que hemos hecho con nuestros países vecinos y lo hacemos con las comunidades autónomas, entendiendo dónde puede haber una demanda de mano de obra y de presencia de países terceros, pero de manera regular y ordenada.

En Canarias hay un problema con los campamentos y se critica al Gobierno por querer convertir a las islas en unas islas cárceles. ¿Cómo van a solucionar este tema?

Con los migrantes que llegan a España, sea a Canarias o a cualquier otra parte del territorio, la primera cosa que el Gobierno hace es un ejercicio de solidaridad con la comunidad autónoma que está gestionando esta cuestión. En el caso de Canarias ha habido un ejercicio de solidaridad con un aporte de financiación, en muchos casos comunitaria, para ayudar al territorio que hacer frente a la llegada de ese emigrante, a poder alojarlo, a poder alimentarlo mientras dura su estancia en nuestro país o mientras se determina el estatus de esa persona. Y es cierto que ha habido que arbitrar soluciones habitacionales que en un primer momento no estaban disponibles para poder acoger dignamente a estos ciudadanos. También es cierto que las cifras de llegadas van reduciéndose gradualmente, ya no estamos hablando de 23.000 o 16.000, sino de cantidades muy inferiores. Se le va a dar una solución a esta cuestión. En primer lugar, con los menores no acompañados, con personas vulnerables, mujeres embarazadas, demandantes de asilo, demandantes de refugio y retornados a sus países de origen o a sus países de tránsito. Entre tanto, trabajando también con los países de origen y tránsito, buscando reducir o controlar al máximo las llegadas de manera irregular a nuestro país.

Con preguntas de: Juanma Vázquez (LEVANTE-EMV), Flora Marimón (LA PROVINCIA), José Antonio Sau (LA OPINIÓN DE MÁLAGA), María José Iglesias (LA NUEVA ESPAÑA) y Miguel Ángel Rodríguez (EL PERIÓDICO). Fotos: José Luis Roca