Pedro Sánchez ha insistido este sábado en la necesidad de reactivar el turismo. A las puertas del verano, con el ritmo de vacunación disparándose en las últimas semanas, el Gobierno tiene enormes esperanzas depositadas en la temporada. Los mensajes de apertura se multiplican. El viernes, el jefe del Ejecutivo anunció los nuevos criterios para que los viajeros puedan llegar a España. Este sábado, durante un acto en la Moncloa sobre el mundo rural y el reto demográfico, se ha dirigido directamente a los “turistas”: “Os invitamos a que disfrutéis de nuestra amplia oferta, pero en especial de la amplia oferta rural. Es una de las joyas de nuestra corona”. 

A partir del 7 de junio, según anunció Sánchez el día anterior en Fitur, los viajeros que hayan recibido la pauta completa de vacunación, de cualquier país del mundo, podrán visitar España. Y desde el próximo lunes, 24 de mayo, no habrá ningún tipo de control sanitario para los visitantes que provengan de los diez países no comunitarios considerados seguros: Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Israel, Singapur, Tailandia, Corea del Sur, Japón, China y Ruanda. 

“Dentro de nada, un mes, empieza el verano. Tenemos una sólida red de alojamientos para quien viaja. Desde el lunes, España sigue abriendo su economía y va a estar encantada de acoger a todos los turistas que vengan a nuestro país”, ha señalado Sánchez durante el acto, acompañado por la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Riberay varios alcaldes y emprendedores de la España rural.  

El presidente ha recordado que se destinarán durante los próximos años 10.000 millones (el 10% del dinero proveniente del Plan de Recuperación de la UE) destinados a “poner en valor” el campo. Aquí es donde se engarza el llamado Plan de 130 medidas frente al Reto Demográfico, que tiene, ha dicho Sánchez, dos objetivos fundamentales: garantizar la igualdad de derechos en la prestación de servicios y reducir al máximo las brechas sociales, y crear oportunidades.  

Una anomalía en Europa

La situación del mundo rural en España es una anomalía dentro del entorno europeo. El país tiene un porcentaje de su superficie poblada mucho menor que Francia y Alemania. El 42% de los municipios se encuentran en riesgo de despoblación, frente al 10% de la media de la UE. “Es una realidad dura y triste”, ha admitido Sánchez.