La propuesta de indulto de los presos del 'procés' condiciona la medida de gracia a que ninguno vuelva a delinquir en un determinado plazo de tiempo que oscila entre los tres y los seis años de cárcel. Los líderes de las entidades soberanistas condenados, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, tienen uno de los mayores plazo en los que no pueden volver a delinquir si no quieren que la medida de gracia se revoque: cinco años.

Fuentes del Gobierno han señalado a El Periódico de Catalunya que todos los indultos, como ocurre en todos los concedidos, tienen un periodo en el que su revocación pende de que vuelvan a delinquir. El periodo es de tres, cuatro, cinco y seis años una vez publicado en el BOE el real decreto por el que quedarán en libertad.

Se da la circunstancia que el segundo periodo más largo es el previsto para los 'Jordis', pese a que su condena fue de nueve años de cárcel por haber sido condenados por sedición, pero no por malversación, a diferencia del presidente de ERC, Oriol Junqueras, condenado a la mayor pena, 13 años, y varios miembros del 'Govern' del huido Carles Puigdemont, que tuvieron condenas superiores a la de los líderes soberanistas.

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha proclamado "ho tornarem a fer" con insistencia, tanto en el propio juicio oral, en el turno de última palabra, como a la hora de presentar alegaciones ante el Supremo a la petición de indulto para que el alto tribunal hiciera su informe.