Un total de 36 terremotos se han registrado en la isla de La Palma desde la pasada medianoche, uno de ellos de 4,6 grados, en Mazo, el de mayor magnitud sentido hasta ahora desde que comenzó la erupción del volcán.

Según la información del Instituto Geográfico Nacional (IGN), este terremoto de magnitud 4,6 se registró a 37 kilómetros de profundidad a las 4:41 horas. Varias horas después, exactamente a las 6:07, se produjo otro movimiento de 4,5 grados en la misma zona y a la misma profundidad. El resto de la sismicidad ha oscilado entre 3,1 y 2,3 grados de magnitud.

El Fuencaliente se han constatado 22 movimientos, mientras que en Mazo han sido 14 los movimientos registrados por el IGN. Asimismo, se han localizado dos sismos en Tenerife, uno de 1 grado en Santiago del Teide a 5 kilómetros de profundidad; y otro en Guía de Isora de 1,7 a una profundidad de 4 kilómetros.

A 1.300 metros por hora

La lava que alimenta la colada de lava que este viernes superó la montaña de La Laguna sigue recibiendo material lávico que fluye este sábado a 1.300 metros por hora, según ha informado el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). Superada por el sur la montaña de La Laguna, el frente de colada avanzó la víspera entre plataneras con un espesor de unos siete metros, precisan las mismas fuentes.

El comité científico que asesora al Plan Especial de Protección ante Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) prevé que los dos dedos de la colada más activa del volcán de La Palma confluyan y se dirijan hacia el mar y no se sigan adentrando en el barrio de La Laguna, que ha sido evacuado en su totalidad.

La lava, vista desde el interior de una vivienda de El Paso. Reuters

Una nueva boca

Una nueva boca ha emergido, entre una gran nube de cenizas y piroclastos, al sureste del cono principal del volcán de La Palma. Lo hizo poco antes de las 20:00 horas, algo separado del cono principal. Los científicos insisten en que se trata de un evento normal en este tipo de erupciones y que la boca bien puede dejar de emitir piroclastos en unas horas o convertirse otro punto caliente del volcán, lo que cambiaría la morfología del cono. 

Este nuevo evento se suma a la vigilancia de la colada, especialmente la que fluye al norte –recorriendo la localidad de La Laguna (Los Llanos), con una viscosidad menor y por tanto, mucho más rápido que el resto. Esta lengua lávica bordeó el viernes la montaña de La Laguna –a unos 1.500 kilómetros de distancia y paralela a la de Todoque–, y discurre por los cultivos plataneros asentados más cerca de la costa. En estos días, esta lengua de lava líquida ha llegado a arrastrar grandes bloques de materiales volcánicos, crear tsunamis lávicos y alcanzar una velocidad de 250 metros por hora. Sin embargo, los expertos ven que está esta colada está empezando a perder potencia

"Ahora no discurre a más de 30 metros a la hora", señaló Ruben Fernández, director técnico provisional del Pevolca, quien explicó que se está siguiendo muy de cerca el avance de las lenguas de lava así como sus posibles trayectorias. Por la orografía actual, esperan que toda la lave acabe confluyendo por el norte, e incluso, que se puedan juntar de nuevo las lenguas en su camino hacia el mar.  Asimismo, hay un dedo que se ha separado de la colada que está más al norte, que ahora se encuentra en el Camino Cumplido –aún por encima de la montaña de La Laguna– y cuya tendencia parece ser la de ir también pegada a ella, por lo que, según Fernández no afectaría, en principio, a la zona situada más al noroeste de La Laguna y, por ende, cercana a Tazacorte.

Fernández explicó que estos ramales de la colada más al norte de la primigenia están a aproximadamente un kilómetro de la costa y que la previsión es que si llegan al mar formen una nueva fajana. Sin embargo, los experto también son conscientes de que de ello dependerá el aporte de magmático que reciba el volcán así como los cambios que sufra en el cono, que ya son recurrentes. "La morfología del cono está cambiando y seguirá haciéndolo", sentenció la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco. 

De hecho, a diferencia de días anteriores, cuando los expertos consideraban que el resto de coladas estaban "prácticamente detenidas", las últimas imágenes térmicas han permitido comprobar que hay aporte lávico en todas ellas. No se trata de "una gran aportación" de material, pero sí existe "un caudal que las alimenta lentamente", por lo que "no es descartable" que estas otras coladas experimenten una evolución a corto plazo.

Y es que la erupción está lejos de acabar pues aún sufre la presión de los "cientos de millones de metros cúbicos de lava" que alberga la isla en su interior, como resalta el catedrático en geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), José Mangas. Tampoco hay un indicador que permita anunciar el envejecimiento y muerte del volcán. La sismicidad se mantiene –aunque es muy profunda y se ha rebajado con respecto a días anteriores–, al igual que el tremor volcánico y la salida de lava y gases lo que supone que "el potencial de la erupción no ha variado", como indica Mangas. En estos momentos, de hecho, el volcán está atravesando una etapa de su vida más "efusiva", en lugar de explosiva, lo que supone que se emiten "menos cenizas" y se producen menos explosiones, como determinó Blanco. Y es que, al tratarse de una erupción estromboliana estable, puede atravesar tanto "episodios más explosivos" como otros "más tranquilos", destacó Mangas. 

El volcán rebosa una potencia insaciable Video: Agencia Atlas | Foto: EFE

Menos temblores

La tierra sigue temblando, pero con menos frecuencia. El número de seísmos (un total de 66) hacen que la de el viernes haya sido la tercera jornada más tranquila de las últimas dos semanas. No obstante, siguen destacando los terremotos que se producen a grandes profundidades, dado que tienen una energía tan fuerte que, pese a los kilómetros de distancia, son sentidos por toda la población palmera. El último con estas características sucedió a las ocho de la mañana del viernes, de nuevo en el municipio de Mazo –que se encuentra lado este de la isla–, con una magnitud 4,5 y que, de nuevo, se ha sentido en toda la isla. Los expertos destacan esta sismicidad profunda, dado que ha llegado a generar un enjambre formado por 12 terremotos. Al igual que la sismicidad, también se ha producido una calma relativa en la deformación del terreno que el pasado jueves se había detectado en la estación cercana a Jedey –al sur de los centros eruptivos–. Según los últimos datos, la deformación de cinco centímetros localizada en esa zona se ha revertido. Asimismo, como destacó Blanco, "el resto de la isla no muestra deformación de ningún tipo". Esta circunstancia, unida a que la sismicidad es muy profunda, da a entender a los científicos que "es poco probable" que emerja una nueva fisura o boca lejos del cono principal. 

Mientras, la superficie arrasada por las coladas de lava ya ha sepultado 724 hectáreas de pueblos a su paso, de los que 188 han sido cultivos. Según los datos del Catastro, la colada ha afectado a 992 edificaciones, de las que 809 son viviendas, 95 cuartos de aperos, 47 edificios industriales, 22 centros de ocio y hostelería, 8 edificios de uso público y 11 de otro tipo. También ha sepultado 45.855 metros de carretera, el 66% en Los Llanos. Con respecto a los cultivos, la mayoría son plataneras de Tazacorte (76 hectáreas, que suponen el 78% de las plataneras afectadas por la erupción) y viñedos de Los Llanos de Aridane (31 hectáreas, que suponen el 62% de la viña afectada por la erupción). También se han visto afectadas 13,77 hectáreas de aguacateros, la mayoría en Los Llanos. En menor proporción también han sufrido plantaciones de cítricos, batatas, hortalizas, olivos, mangos e higueras. 

La evolución de la lava del volcán obliga a más desalojos en La Palma Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

No más desalojos, de momento

La jornada de ayer fue algo más tranquila en parte porque ya todo el barrio de La Laguna está vacío. Los vecinos que hasta hace unos días podían seguir durmiendo con cierta tranquilidad en sus casas han tenido que abandonarlas a su suerte. De esta manera, ya son más de 7.000 las personas que se han visto obligadas a desplazar su residencia fuera del área que el volcán está arrasando. A corto plazo, como señaló Fernández, no se barajan nuevas evacuaciones, aunque todo está condicionado a la evolución de las coladas. Asimismo, el director técnico del Pevolca en funciones, recordó que del total de evacuados solo hay 321 vecinos en el Hotel de Fuencaliente. El resto se encuentran bien en casa de familiares o amigos o en segundas residencias. 

Los expertos aseguran que hay volcán para mucho rato Agencia ATLAS / EP

Hoy continuarán las acciones divulgativas que el Cabildo palmero se ha propuesto realizar para acercar la información científica y de protección civil a la población más afectada por el avance de la lava por la ladera. Esta nueva charla se llevará a cabo para la población de Tazacorte en su Polideportivo municipal y dará comienzo a las 19:00 horas.

16 vuelos cancelados

Varias aerolíneas han cancelado en la mañana de este sábado los 16 vuelos previstos en La Palma debido a la nube de ceniza del volcán, si bien el aeropuerto está operativo.

Un avión de Binter en la pista del aeropuerto de La Palma, con el volcán en erupción al fondo Binter

Según ha informado Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el aeropuerto de La Palma está abierto, aunque invita a los pasajeros que van a viajar a consultar el estado del vuelo con la aerolínea. En concreto, las aerolíneas Binter y Canaryfly han cancelado los viajes y también se han visto afectados los vuelos con Madrid y Barcelona.

Aunque el aeropuerto está operativo la decisión de operar los vuelos la toman las compañías en función de sus observaciones y parámetros. El resto de aeropuertos de Canarias también están operativos, agrega AENA, que subraya que la prioridad es la seguridad.