Armonización fiscal

Ayuso mantiene su pulso al Gobierno y baja medio punto el IRPF

La entrada en vigor de la rebaja se producirá el 1 de enero de 2022, aunque no será aplicable hasta la declaración de la renta de 2023

Isabel Díaz Ayuso.

Isabel Díaz Ayuso. / Alejandro Martínez Vélez

EFE

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha cumplido este jueves su prometida rebaja de medio punto en todos los tramos del Impuesto de las Personas Físicas (IRPF), gracias al apoyo de Vox, medida con la que mantiene la presión al Gobierno, que pretende impulsar una armonización fiscal para igualar los diferentes tributos que se pagan en cada región.

El pleno de la Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves, con los votos de PP y de Vox, el proyecto de ley del Ejecutivo autonómico, que se tramitará por el procedimiento de lectura única para acortar los plazos, eliminar el debate previo en comisión y la posibilidad de presentar enmiendas por parte de los grupos parlamentarios.

La entrada en vigor de la bajada del IRPF se producirá el 1 de enero de 2022, aunque no será aplicable hasta la declaración de la renta de 2023, año de elecciones autonómicas y municipales.

Esta medida se unirá al proyecto que se tramitará en el próximo pleno del 16 de diciembre para eliminar todos los impuestos propios de la Comunidad de Madrid: el tributo sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados, el impuesto sobre depósito de residuos y el de actividades económicas, un tributo que solo existía nominalmente, ya que desde 2009 cuenta con un recargo del 0%.

Ayuso mantiene así su pulso al Gobierno de Pedro Sánchez y continúa con la senda de rebajas de impuestos frente a una posible armonización fiscal, que en diversas ocasiones ha calificado de inconstitucional y "falsa" ya que, a su juicio, no es otra cosa que subirle los impuestos a los madrileños.

Según la presidenta madrileña, ninguna normativa estatal puede contravenir la ley orgánica de financiación de las comunidades autónomas, por lo que ya anunció una ley de autonomía financiera para proteger la política fiscal de la Comunidad de Madrid.

Esta es la primera rebaja fiscal que Ayuso aprueba como presidenta, ya que con el anterior Gobierno fallido de coalición con Ciudadanos consiguió aprobar unas deducciones fiscales -a personas con familiares dependientes en el hogar, jóvenes menores de 30 años que quieran comprar una vivienda y estudiantes que necesitan pedir créditos para cursar estudios universitarios-, pero no terminaron de hacerse realidad por el adelanto electoral.

Durante el debate del proyecto de ley, que ha defendido el consejero de Economía y Hacienda, Javier Fenández-Lasquetty, el resto del Gobierno éste ha agradecido a Vox su apoyo al proyecto de ley dentro del acuerdo de presupuestos de 2022, ha subrayado que esta bajada "histórica" del IRPF supondrá un ahorro global de 334 millones de euros para los 2,5 millones de contribuyentes y ha rechazado que vaya a suponer una reducción de la recaudación.

Con esta reducción de medio punto del IRPF, el tipo mínimo quedará fijado en el 8,5% para rentas de hasta 12.450 euros, y el máximo, para superiores a los 53.000 euros, en el 20,5%. Así, para un madrileño que en 2010 tributase en su IRPF 2.773 euros, con esta reducción en el tramo autonómico el importe será de 2.462 euros, lo que se traduce en un ahorro de 310,5 euros.