Los vecinos de Madrid no han necesitado encadenarse a un árbol, como hizo en su día la baronesa Thyssen, para lograr paralizar la tala de árboles que la Comunidad de Madrid había anunciado en el entorno de Madrid Río, en el punto donde va a construirse una parada de la línea 11 del Metro de Madrid. Tras la recopilación de 50.000 firmas y unos miles de ciudadanos creando una cadena humana en la zona afectada, la consejería de Transporte y Movilidad urbana ha anunciado que frena la tala de árboles prevista y modificará el proyecto de ampliación de esta línea del transporte público.

El anuncio llega después de las imágenes de este fin de semana, donde mayores y niños protestaban con la desaparición de 1.027 árboles y el traslado de otros 348 entre en un tramo del paseo de Madrid Río, entre los parques de Arganzuela y Comillas. Pero el consejero del ramo, David Pérez, parecía barruntar ya la decisión la semana pasada o el peso de las protestas cuando en la Asamblea de Madrid, preguntado por los medios de comunicación por este asunto, ya insinuó que el proyecto podría quedar paralizado.

Una mujer porta una pancarta que reza 'No a la tala' en la concentración para defender la arboleda de la zona de Madrid Río, que se verá afectada por las obras del Metro, a 18 de febrero de 2023, en Madrid (España). EUROPA PRESS

El departamento que dirige Pérez ha explicado este lunes que el objetivo ahora es "que se trasplante el mayor número de ejemplares posible", evitando así el alto número de talas que se había previsto, y para ello "encargará un análisis individualizado de cada árbol".

Este nuevo análisis se produce una vez que grupos ecologistas solicitaron medidas cautelarísimas ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, argumentando que se había producido una desviación de la localización inicial del proyecto y poniendo en cuenta la validez del Estudio de Impacto Ambiental (DIA). Con este antecedente sobre la mesa y tras la denegación de las medidas por parte del TSJ, la consejería de Transportes ha manifestado en su comunicado que el DIA del trazado de la línea 11 de Metro es "favorable" y que si se ha incluido una nueva parada de metro ha sido por las alegaciones y peticiones de los vecinos y el propio Ayuntamiento de Madrid.

Así, el texto explica que la ampliación entre Plaza Elíptica y Conde Casal contemplaba tres alternativas de trazado, tres estaciones de conexión (Palos de la Frontera, Conde de Casal y Atocha), y una única nueva estación en Madrid Río", pero que tras las alegaciones "se modificó para añadir una nueva estación, la de Comillas".

Reconoce, en cualquier caso, que "durante la fase de redacción de proyecto, la estación de Madrid Río se desplazó unos metros debido a distintos condicionantes técnicos, como la modificación del trazado del túnel al incluir la estación de Comillas, así como para evitar la cercanía con otras infraestructuras como el nudo de la M-30 en el Puente de Praga, las tuberías de aducción de Canal de Isabel II y líneas de alta tensión que discurren por la zona".