El acuerdo PSOE-PP para reformar la ley del 'sólo sí es sí' es una realidad: la Comisión de Justicia ha aprobado el dictamen de la reforma con sus votos y los de Cs, Junts y el PNV. Una oportunidad que los socialistas han aprovechado para responder a las críticas de la ministra Irene Montero, a quien han aseverado que "lo humillante es no hacer nada" para acabar con los efectos indeseados de la norma y le han recordado que si hoy hay Ministerio de Igualdad es "porque Pedro Sánchez ganó las elecciones".

El pacto estaba claro, pero este martes se ha materializado. Los populares posibilitan con sus votos la propuesta socialista de cambio de la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal, que ha contado con el rechazo de Unidas Podemos, ERC y Bildu. La extrema derecha ni se ha molestado en votar el texto.

Pocos cambios se han introducido en la proposición socialista, más allá de algunas enmiendas para corregir algunos fallos existentes en la legislación y, el más importante, la corrección de la prescripción de los delitos graves contra la infancia (propuesta por Cs, Unidas Podemos, Más País y JxCat), que clarifica que será a partir de los 35 años.

No ha entrado finalmente la propuesta de Junts para limitar el acceso de los menores a la pornografía, a pesar de que contaba con los votos a favor de UP, PNV, Cs, ERC y Bildu. El PSOE ha votado en contra, al igual que la extrema derecha, mientas que el PP se ha abstenido.

Tras aprobarse el documento, la titular de Igualdad ha denunciado que el pacto de socialistas y populares supone un retroceso en los derechos de las mujeres: "Reformar una ley feminista con la derecha tendrá un enorme coste".

"Hacer lo necesario"

El PSOE se ha presentado como partido "responsable" decidido a "hacer lo necesario" para cambiar de forma "urgente" los "efectos indeseados" de la ley de garantía integral de la libertad sexual.

En su discurso, la diputada socialista Laura Berja ha sido muy dura con el Ministerio de Igualdad, al que ha recordado que si existe es "gracias a que Pedro Sánchez ganó las elecciones".

"Para el PSOE las víctimas son lo primero y por eso hemos sido responsables porque lo humillante es no hacer nada", ha subrayado. De esta manera, ha respondido a las declaraciones en las que Irene Montero aseguraba que el Partido Popular humillaba al PSOE con los acuerdos alcanzados para la reforma del 'sí es sí'.

La diputada ha asegurado que la propuesta socialista blinda el consentimiento en el Código Penal, un mensaje contrario a lo que mantiene Unidas Podemos y los socios ERC y Bildu, pero añade "garantías".

Dirigiéndose a UP, ha reivindicado que el PSOE es "el partido que ha impulsado las leyes más importantes de la democracia en materia de igualdad" y "siempre ha estado en el lado correcto", "en esta ocasión también".

Minutos antes, desde la formación morada, la diputada Marina Velarde acusaba a socialistas y populares de dar un paso atrás en los derechos de las mujeres: "El PSOE va a liderar un retroceso en los derechos de las mujeres de la mano del PP".

Los populares han criticado al Gobierno en su conjunto por no corregir con urgencia una ley que califican de "despropósito", a pesar de que han reconocido que la revisión de condenas es un "efecto irreversible" que no se puede frenar.

La diputada del PP María Jesús Moro ha arremetido contra el equipo de Igualdad, del que ha dicho que cuando tuvo "a su alcance el BOE construyeron una norma que favorece a los agresores sexuales" y ha presumido de que los populares son "un partido de estado que antepone el interés general al partidista", al apoyar la propuesta del PSOE.

"La propuesta actual no nos satisface por completo pero hay un bien superior que merece defender prioritariamente: las víctimas. (...) Se equivocan, no defendemos un retroceso en los derechos de las mujeres, sino todo lo contrario", ha contestado Moro a Podemos.

Tanto Cs como el PNV se han sumado a la reforma. Para los nacionalistas vascos, era necesario buscar "la mejor solución técnica a un problema real de penas" para reparar la alarma social y expresar solidaridad a las víctimas después de que, según el diputado Mikel Legarda, la ley del sí es sí no haya sido "entendida ni compartida".

Sara Giménez (Cs) ha señalado que no buscar una solución política a los efectos no deseados de las rebajas de penas es "estar fuera de la realidad" y ha afirmado que la reforma mantiene intacta la cuestión del consentimiento.

Un viraje "vergonzoso"

Ni ERC ni Bildu piensan igual y se han mostrado muy críticos con los cambios impulsados por los socialistas.

La diputada de ERC Pilar Vallugera considera "vergonzoso" este viraje por la presión de "las derechas y los medios de comunicación: "Intentamos hacer una ley que demuestre a las mujeres que el sistema judicial está de su parte, que el Estado toma partido por la libertad sexual, y en seis meses la modificamos porque no aguantamos lo que dicen las derechas y los medios de comunicación. Esta no es manera de conducir un estado. Siento bastante vergüenza", ha señalado.

En el mismo sentido se ha pronunciado Bel Pozueta (Bildu), que ha criticado al PSOE por "retomar el paradigma de las violencias" en lugar de buscar un acuerdo feminista: "Tienen que explicar por qué, la razón para alinearse con la derecha", ha espetado.