SERBIA-INGLATERRA (0-1)

Bellingham también es decisivo con Inglaterra

Bellingham celebra el gol que marcó en el minuto 13.

Bellingham celebra el gol que marcó en el minuto 13. / La Presse / AP

Joan Domènech

Joan Domènech

Jude Bellingham fue suplente en la final que perdió Inglaterra en Wembley enfrente a Italia en la anterior edición. Ni un minuto de los 120 disputó. No le otorgó Gareth Southgate la categoría siquiera de revulsivo, aunque fue él quien le convocó y le convirtió en el futbolista más joven en debutar en la fase final, un récord que duró solo días.

Southgate le ha dado la camiseta con el 10 -sin el simbólico peso que tiene el dorsal con otros colores- y le considera imprescindible en el grupo. Tiene argumentos que blandir tras verle en la primera temporada con el Real Madrid. Salvó al club con frecuencia y también salvó a la selección en el debut.

Aun se desconoce cuán largo será el camino de Inglaterra, pero muy pronto ha corroborado su peso en el equipo Bellingham, el más joven en el once inicial de los británicos, con el gol que le distingue como futbolista, antes de que los tics de estrella limiten el despliegue físico y la voluntad de trabajar, que ya se producirá.

Inició él la jugada en el círculo central y la fue acompañando desde que mandó el balón a la banda. Llegó a tiempo de rematar ese centro de Saka mordido por un rebote en Pavlovic, y con toda su fuerza descomunal, tiró por tierra a Andrija Zivkovic, que acudía a cerrar con los tres centrales serbios desplazados, sin que uno solo atendiera la zona.

Bellingham arrolla a Zivkovic en la jugada de gol ante la mirada del mallorquinista Rajkovic.

Bellingham arrolla a Zivkovic en la jugada de gol ante la mirada del mallorquinista Rajkovic. / La Presse / AP

La fórmula Saka

La apertura del balón a la banda de Saka fue la fórmula más común de ataque de una Inglaterra que jugó con tres laterales derechos. El menos maneable se quedó en su sitio natural: Kyle Walker. Kieran Trippier fue enviado a la izquierda, y Trent Alexander-Arnold se ubicó de mediocentro con Declan Rice.

Cuando desapareció Saka, la idea se mantuvo. La primera acción de Bowen, el sustituto del exterior del Arsenal, fue mandar un centro a la cabeza de Kane que golpeó en el larguero tras ser desviada por Predrag Rajkovic, el meta del Mallorca. Fue el primer y último balón decente que recibió el capitán en el área rival; en la propia, despejó uno que pudo haber significado el empate minutos después y que habría complicado mucho el panorama para los británicos, que estaban perdiendo el hilo del juego frente al mayor énfasis que expresaban ya sus rivales. 

Kane y Milenkovic abrazos, esperan un balón con la mirada.

Kane y Milenkovic abrazos, esperan un balón con la mirada. / Fabio Ferrari

En el dibujo teórico del 4-2-3-1 de Southgate, Phil Foden debería haber sido quien destapara la izquierda, pero imbuido por sus costumbres en el City y su voluntad de ser relevante, jugando cortita y al pie, renunció a ser más útil para desatascar el centro. Hasta que Southgate le empujó a la banda a partir del descanso. No lo logró del todo el técnico. El ‘1’ del esquema fue Kane, olvidado, aislado del juego. Nunca le buscaron sus compañeros, tampoco para desatascar la franja central. 

Insensible Serbia

Los mejores momentos de Inglaterra no impresionaron a Serbia, insensible al ambicioso inicio de Inglaterra hasta el gol. Los competidores balcánicos solo miran el marcador, y el 0-1, pese a lo prematuro que llegó, no desencadenó ningún desorden, ningún nerviosismo. Nada. Tampoco se lo provocó Inglaterra, que parece que quiera ser Brasil ahora.

El descanso transformó el partido más que el gol, que parecía olvidado por todos, aunque condicionó la distinta actitud de ambos equipos en la reanudación. Serbia se puso a jugar. No como Brasil, por supuesto, sino con vivacidad y verticalidad.

Nada de recreos en el pase, poco toque. Miraron de buscarse, de combinar, se acercaron entre sí sin llegar a los limites de los ingleses. Buscaron centros, intentaron penetraciones, dispararon desde lejos.... A los ingleses no se les ha olvidado combatir este tipo de juego aún.