El comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, subrayó el pasado lunes la importancia de que la Comisión Europea (CE) reciba al mismo tiempo todos los planes estratégicos nacionales sobre cómo los países pretenden aplicar la futura Política Agrícola Común (PAC) y los evalúe «con los mismos criterios» para evitar «un doble rasero». «Es muy importante tener todos los planes al mismo tiempo y evaluarlos con los mismos criterios, con criterios justos, para evitar un doble rasero», declaró el político polaco durante una comparecencia en la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo.

El comisario recordó que Bruselas había recibido para el 1 de enero, la fecha límite establecida, dieciocho planes estratégicos y que más adelante un país más ha enviado su documento, por lo que la CE ya tiene en su poder diecinueve y aún faltan ocho. En el primer grupo de dieciocho planes se encontraba el de España.

«Estamos esperando el resto de los planes. Envié cartas a los Estados miembros retrasados y espero que los recibamos tan rápido como sea posible», dijo, y aseguró que en la primera mitad de 2022 «el desafío más importante» para la Comisión en el ámbito agrícola será «analizar, evaluar y finalmente aprobar los planes estratégicos». Explicó que «hacia finales de marzo, principios de abril», Bruselas enviará cartas a los Estados miembros en las que presentará la «primera evaluación». Las misivas también incluirán propuestas para que los países realicen cambios. «Si los planes, de alguna manera, no son consistentes con los objetivos de nuestra política, los Estados miembros deben indicar cómo pretenden cumplir los objetivos de la estrategia De la Granja a la Mesa o de la estrategia de biodiversidad. Si esos objetivos no se cumplen en los planes, lo mencionaremos en nuestras cartas», afirmó.

En cuanto a los países que aún no los han presentado, dijo creer que el retraso se debe a que afrontan «algunas dificultades políticas», como cambios de gobierno. «Pero necesitamos los planes de todos los Estados miembros tan pronto como sea posible. Si no, puede conducir a un retraso en la aceptación de los planes. No queremos que ese retraso perjudique a los agricultores en el largo plazo», comentó.