La directora del Instituto de la Mujer, Elisa Barrientos, llamó ayer a la movilización para reivindicar, «como aquel 14 de diciembre del 82» (día de la primera huelga general en España ) cambios frente e las actitudes machistas en la sociedad. «Todos y todas tenemos algún granito que aportar», aseveró ayer la directora del Instituto de la Mujer de Extremadura, Elisa Barrientos que invitó a «parar Extremadura y a decir alto y claro que no queremos ser valientes, que queremos ser libres». Barrientos se refirió a la declaración difundida de Bernardo Montoya (el asesino confeso de la profesora Laura Luelmo) en la que supuestamente afirmó que la había matado «porque se había encaprichado de ella». «Esa es la justificación para asesinar a una mujer», afirmó Barrientos que intivitó en un acto con mujeres rurales en Cáceres a «reflexionar sobre qué transmitimos» y a enseñar a los hombres que «no se insulta, no se mata, no se viola, no de desprecia, no se maltrata y no nos encprichamos de alguien y, como nos hemos encaprichado, tenemos derecho hasta a quitarle la vida», afirmó. Invitó por ello a poner el foco «en enseñar a los jóvenes, a nuestros hijos, a nuestros sobrinos, a nuestros compañeros de vida y a nuestros padres; en recrimianr los chistes machistas o la actitud de unos niños que amenazan de muerte a una árbitro de 15 años. «Si atajamos eso, probablemente no tengamos que lamentar ni un asesinato más», afirmó.

Mari Fe Plata, diputada de Igualdad en Cáceres también llamó a una movilización que «pare el país» contra la violencia de género. «Si no paramos el país nunca comenzará la solución», dijo.