«Bajo la titularidad y dominio pleno del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)». Así reza la resolución con la que la Junta de Extremadura se desvincula por completo del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo en Cerdo Ibérico, ubicado en Zafra. Se aparta más de una década después de que ambas partes firmaran un convenio para crear y poner en marcha este centro de I+D en el que actualmente solo trabaja personal del INIA (adscrito al Ministerio de Ciencia) y que desde ahora se hará cargo en exclusiva también de su gestión y mantenimiento. La desvinculación de la administración regional de este centro se aprobó en Consejo de Gobierno a finales del año pasado pero no se ha hecho oficial hasta ayer, cuando se públicó el nuevo convenio en el Diario Oficial de Extremadura (DOE).

Para la construcción de este centro el Ayuntamiento de Zafra cedió unos terrenos enfrente del recinto ferial en los que el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria invirtió un millón y medio de euros para levantar las instalaciones hoy abiertas. Una de las últimas actuaciones de la administración regional ha sido proporcionar a estas instalaciones conexión de altas prestaciones por fibra óptica.

Este centro se contruyó hace una década con el objetivo de convertirse en un referente en investigación aplicada y servicio para el sector del cerdo ibérico. La decisión de ubicarlo en la localidad de Zafra respondía a la situación geográfica: accesible a grandes zonas de dehesa y a un importante censo ganadero, así como por las relaciones con los principales empresarios y asociaciones de productores del cerdo ibérico, defendieron en su día.

Ahora, además, esta zona y la localidad de Zafra, en concreto, está a la espera de convetirse también en la sede de un gran matadero del cerdo ibérico que proyectan siete empresarios y que tendría capacidad para sacrificar entre 300.000 y 400.000 cerdos al año. No obstante, la tramitación administrativa para iniciar este proyecto aún no ha comenzado porque los empresarios todavía buscan el emplazamiento más adecuado, aunque será en esta zona próxima al centro donde ya se investiga el cerdo ibérico. «Siempre serán enclaves en el sur de la provincia de Badajoz, que es donde tenemos nuestras empresas y la mano de obra especializada que necesitamos», según uno de lo responsables del proyecto.