Francia, Alemania, Argentina, Suiza y Brasil son los principales receptores. Y la provincia de Cáceres es más emisora que la de Badajoz. El número de extremeños en el exterior sigue aumentando año tras año. Según los últimos datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) del Instituto Nacional de Estadística (INE), la cifra ha crecido un 12% en el último lustro. Actualmente son 31.648 personas (a 1 de enero de 2019) las que están inscritas en Extremadura pero viven en otro país. Suponen 3.776 más que en 2014.

En cuanto al lugar donde habitan, el 66,2% tiene fijada su residencia en Europa, el 31,5% en América y el 2,3% repartidos por el resto del mundo.

LA COMPARACIÓN / La realidad extremeña es la misma que se vive, incluso con más intensidad, a nivel nacional. Con fecha a 1 de enero de 2019, había 2.545.729 personas con nacionalidad española que residían en el extranjero. La estadística dice que en el cómputo del país, en el último lustro, el incremento ha sido de más del 19%, mientras que si lo comparamos con 2018, el número creció un 2,5%, casi el doble que en Extremadura (donde la subida fue del 1,4%).

Según los datos que maneja la propia Junta, las personas nacidas en Extremadura que se encuentran fuera de ella son 565.248 -muchos de ellos pertenecientes a la oleada de emigrantes de la década de los años 60-. La mayoría vive en otras comunidades (destacando sobre todo Madrid y Barcelona) y, según las cifras que aporta el Ejecutivo autonómico, son solamente 16.709 las que habitan en otros países.

Además, desde la Administración regional asegura que suman ya 3.623 los extremeños retornados de otras comunidades, así como 288 los que han vuelto desde otros países.

Por delante queda el reto demográfico de frenar, principalmente, la marcha de jóvenes que, en muchos casos, terminan echando raíces (y formando una familia) fuera de las ciudades y pueblos de Extremadura.