Otro elemento que castiga el estudio y en el que tampoco aprueban ni Badajoz (43) ni Cáceres (46).