Las cooperativas de trabajo asociado se pueden poner en marcha capitalizando parte del desempleo, ya sea para constituir el capital social o para realizar las aportaciones. Al final de cada ejercicio, los beneficios se convierten en retorno cooperativo.