La asociación conservacionista Acción por el Mundo Salvaje (AMUS) realizará mañana, en el pantano de Alange (Badajoz), una suelta de animales salvajes recuperados en el hospital de fauna que gestiona en el municipio pacense de Villafranca de los Barros.

Con esta liberación, AMUS culmina una temporada de verano que representa «uno de los periodos más críticos para un centro de recuperación» ante la llegada de centenares animales salvajes, muchos de ellos pollos o cachorros con golpes de calor o con traumatismos por electrocuciones, colisiones, disparos y enganches en alambradas.

En una nota, la asociación destacó ayer además la colaboración de numerosos ciudadanos al protagonizar «acciones de verdadero compromiso e incluso riesgo» para rescatar animales silvestres heridos o enfermos.

En este sentido, recordó que se han encontrado buitres en la mediana de autovías, cigüeñas enredadas en cuerdas en nidos, búhos enganchados en alambradas, vencejos y cernícalos caídos al suelo ante golpes de calor, murciélagos encerrados en doblados y en aparatos de aire acondicionado, milanos atropellados en carreteras y pequeñas aves embadurnadas de pegamento.