Los portavoces de los grupos de la oposición comparecieron ayer de manera conjunta para denunciar «el atropello» y el «desprecio» que la Junta de Extremadura ha mostrado con la Cámara regional por presentar en la sede de Presidencia los Presupuestos Generales de 2020 sin haberlos registrado previamente en la Asamblea.La portavoz de Unidas por Extremadura, Irene de Miguel; de Ciudadanos, Marta Pérez, y del PP, Luis Alfonso Hernández Carrón, criticaron que por primera vez el Ejecutivo se haya saltado el procedimiento establecido en una muestra que atribuyen a la mayoría absoluta de que goza el PSOE en la Asamblea extremeña.

Por este motivo, los portavoces se negaron a analizar, como suele ser habitual, el proyecto de las cuentas regionales, que no serán registrados en la Cámara regional hasta el lunes, ya que hasta ese día no tendrán acceso oficial a los mismas. Según recoge Efe, Hernández Carrón indicó que con la actuación de la Junta se pasa de unos presupuestos «fake», como eran los de 2019, a unos «presupuestos fantasmas» para la oposición «porque no se les puede ver ni tocar, pero parece ser que existen». A su juicio, la vicepresidenta debería dar explicaciones de una situación que se produce por «primera vez en la historia» y calificó como «sospechoso» que la oposición no pueda acceder a los presupuestos «para saber si son ciertas» las cifras que «se están dando con pelos y señales a los periodistas».

«El PP no va a posicionarse sobre propaganda y panegíricos», manifestó Hernández Carrón, quien calificó de «burla» y muestra de soberbia de una mayoría absoluta que intenta «pisotear» instituciones que representan también a los que no han votado al PSOE. También pidió amparo a la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, para que defienda a todos los diputados, y se pregunta si ella sabía que las cuentas se iban a presentar antes de registrarlas y si puede certificarle a los grupos que desde ayer y hasta el lunes no va a haber variaciones en las cifras «o puede haber algún borronazo» durante el fin de semana.

Por su parte, Marta Pérez calificó de «indignante» el trato que se le ha dado a la oposición y añadió que si esta va a ser la tónica del PSOE en estos cuatro años «pues apaga y vámonos, cerremos el parlamento y que sean ellos los que hagan y deshagan». La portavoz de Ciudadanos recordó que la Junta de Extremadura siempre ha mostrado respeto por los grupos parlamentarios, sobre todo en lo que concierne a los PGEX, y lamentó que la prensa disponga de un dossier de las cuentas y la oposición «esté a ciegas». A su juicio, la forma de presentar las cuentas «no es la adecuada» y evidencia «el rodillo oportunista al que está sometiendo el PSOE a la oposición».

Irene de Miguel indicó que lo hecho por la Junta de Extremadura les parece «una falta de respeto, insulto y desprecio» al trabajo de la Asamblea, ya que al no registrarlos se impide que la oposición tenga acceso a las cuentas y «podamos desentrañar la letra pequeña que estos esconden». «Es algo insólito, nunca antes se habían presentado de esta manera en democracia», dijo la portavoz de UPE, que considera que es un «síntoma de la mayoría absoluta del PSOE, que quiere laminar el trabajo de la oposición» y que le permitirá al Gobierno regional «un fin de semana de buenos titulares porque la oposición no puede hacer su trabajo».

Como consecuencia del proceder del Gobierno regional a la hora de presentar los presupuestos autonómicos para 2020, de Miguel manifestó que tendrán que «esperar hasta el lunes para conocer lo que los periodistas han podido conocer hoy de palabras de la vicepresidenta», por lo que rehusó hacer valoraciones hasta entonces.