En el primer informe PISA, realizado en el 2012, los alumnos extremeños catearon en Matemáticas, Ciencias y Compresión Lectora. En el segundo, en el 2015, Extremadura mejoró su puntuación en dos de estas tres competencias básicas pero tampoco salió bien parada en el ránking nacional. En el tercer informe PISA, cuyos resultados se conocieron ayer, los estudiantes extremeños de 15 años se mantienen en los puestos de cola del país y empeoran. En Matemáticas obtienen 470 puntos, tres menos que en el 2015, y en Ciencias se quedan con 473 puntos, uno menos que hace tres años. Los datos de Lectura -la tercera materia que se evalúa- no se han hecho públicos todavía después de que la OCDE detectara anomalías.

Pocos cambios, en definitiva. «Los datos no nos satisfacen pero nos hacen ser optimistas», valoró ayer el secretario general de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz. El optimismo se debe a la comparativa con la media del país, que aunque también ha descendido en el último informe, la caída nacional ha sido superior a la experimentanda en la región. Si en el informe del 2015 entre Extremadura y España había entre 13 y 20 puntos de diferencia en ambas competencias desveladas ayer, en el PISA 2018 la distancia se reduce a 10 y 11 puntos. «Eso significa que en Extremadura estamos convergiendo con España en cuanto a resultados educativos», destacó De la Cruz. En la comunidad realizaron las pruebas 1.816 estudiantes (el 18% del total) de 54 centros educativos.

CASI TODAS EMPEORAN / No obstante, no hay que olvidar que la convergencia se produce porque el nivel baja dentro y fuera de Extremadura. De hecho, todas las comunidades han empeorado sus resultados en Ciencias en este último informe PISA que se llevó a cabo entre los meses de abril y mayo del 2018. Solo País Vasco logra mejorar en esta competencia y sumar 4 puntos más. En el caso de Matemáticas, hay siete comunidades autónomas que suben mientras las otras diez desciende, como es el caso de Extremadura.

En la tabla nacional, por tanto, los extremeños se colocan en la tercera peor posición del país, solo por delante de Andalucía e Islas Canarias. En Matemáticas vuelve a encabezar la clasificación española la comunidad de Navarra con 503 puntos (15 menos que en la edición del 2015). Son 33 puntos menos que Extremadura que se sitúa, así, al nivel de países como Hungría, Estados Unidos, Israel, Lituania, Croacia, Malta o Biolorrusia. En Ciencias, por su parte, lidera la tabla Galicia con 510 puntos, 37 más que la comunidad extremeña, al nivel de Letonia, Lituania y la Federación Rusia. Respecto a la media de la OCDE formada por 79 países de los cuales solo siete mejoran en este último informe, tanto los estudiantes extremeños como el conjunto de los españoles se sitúan por debajo de la media en ambas competencias.

MEJORA EL CONTEXTO SOCIAL/ Pese a los bajos resultados académicos de Extremadura, hay otros datos del informe para el optimismo, según el secretario general. PISA también analiza el índice social, económico y cultural del entorno de los estudiantes y ahí Extremadura ha mejorado. Ha pasado de un índice de -0,79 a -0,36 «fruto de las políticas educativas y sociales de la Junta de Extremadura», dice la administración. Respecto a la repetición de curso, también se experimenta un descenso, pasando del 43,5% del alumnado en 2012 al 34,7%. Otros datos positivos son que los estudiantes extremeños son los menos expuestos del país al acoso escolar en los centros educativos y también la educación extremeña está entre las más equitativas: los resultados apenas varían entre sexos y entre centros (públicos y privados).