El pequeño comercio de Cáceres ha acordado este lunes iniciar un apagón en sus escaparates para protestar por un cierre que consideran “injusto” y que “dará la puntilla a muchos negocios que lo están pasando mal desde el pasado mes de marzo”. Entre hoy y mañana, muchos establecimientos ahora cerrados y algunos abiertos que apoyan a los afectados, taparán sus escaparates y los dejarán a oscuras para expresar su rechazo a la decisión adoptada por la Junta de Extremadura de cerrar siete días el pequeño comercio y la hostelería, desde hoy, como una de las medidas para reducir el nivel de contagios de covid-19 tras la Navidad (las cifras de ayer fueron de récord en la región). La fecha es especialmente significativa puesto que es tradicionalmente el primer día de rebajas.

AECA y las microasociaciones de las principales zonas comerciales de la ciudad (Astoria en el entorno de San Pedro de Alcántara, Rodríguez Moñino, Gómez Becerra y Plaza de los Maestros) han acordado además remitir un escrito a la Junta de Extremadura en el que piden que se les expliquen los criterios que se han seguido para determinar los cierres y otro al Ayuntamiento de Cáceres para solicitar un encuentro con el alcalde y la edil de Comercio para pedir también “explicaciones” y “soluciones”. “Entendemos la situación de los contagios, pero no compartimos que se hayan producido en el pequeño comercio. No entendemos por qué una parafarmacia puede abrir, pero no una perfumería; o por qué no puede abrir una zapatería pero sí una gran superficie que también tiene zapatos entre sus productos”, señala Francisca Campos responsable de AECA. Consideran que hubiera sido más adecuado “un cierre perimetral”. “La gente no va a comprar en Cáceres, pero se puede ir hoy a otra ciudad que no tenga restricciones y comprar allí”, añade.

Las asociaciones de hosteleros de la ciudad también prevén reunirse a lo largo de la mañana para evaluar la situación.