Extremadura levantará este sábado el cierre perimetral que se decretó con motivo del puente de San José y Semana Santa, pero mantendrá el límite de cuatro personas en las reuniones en interior “previsiblemente hasta que finalice el estado de alarma” el próximo 9 de mayo. El objetivo es evitar un nuevo repunte de contagios ahora que nos encontramos en un momento “crucial” para la evolución de la pandemia, ya que el control de los casos debe compaginarse con una estrategia de vacunación, que ya está dando sus primeros resultados en la reducción de la mortalidad.

Lo ha dicho el consejero de Sanidad, José María Vergeles, en su comparecencia en el pleno de la Asamblea de este jueves. Vergeles ha explicado que la evolución de la pandemia en Extremadura apunta a un “crecimiento leve” de las cifras de incidencia acumulada, que en estos momentos se sitúa en 121 casos por cien mil habitantes a 14 días. Tras el repunte de positivos de los últimos días, Extremadura ha elevado el nivel de alerta al dos (pasa de riesgo bajo al medio), si bien se espera que el efecto de la Semana Santa “sea mucho más controlable” que el de la Navidad. Así, el consejero ha señalado que en los próximos días se irán tomando decisiones en los municipios que presentan una peor evolución, como es el caso de Guareña, Herrera del Duque o Vegaviana, que registra “un brote importante” y 20 casos activos en las últimas 48 horas. 

La orden comunicada del Ministerio de Sanidad con medidas especiales para el puente de San José y Semana Santa decae mañana y según ha explicado este jueves Vergeles, la única que se mantendrá es el límite de cuatro personas para las reuniones en domicilios y el interior de los bares y restaurantes. En el exterior seguirá siendo de seis. Sobre la limitación de reuniones entre no convivientes en espacios privados el consejero no se ha pronunciado, pero la Junta ha convocado para mañana un Consejo de Gobierno Extraordinario.

Te puede interesar:

Lo que sí podrán hacer los extremeños a partir de este sábado es desplazarse fuera de la región y viajar a otras comunidades. Sin embargo, además de la región solo Madrid y Canarias han optado por abrir una vez cumplido el plan especial de Semana Santa. En Canarias la incidencia a 14 días es de 120 casos por cien mil habitantes y en Madrid de 315, pero optará por los confinamientos selectivos. 

Respecto al fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo, Vergeles ha defendido que Extremadura cuenta con herramientas suficientes para afrontar la situación y poder tomar nuevas medidas en el caso de que los contagios volvieran a dispararse. Así, ha citado las leyes de salud pública, los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud (serían vinculantes para las comunidades) y las ratificaciones judiciales a las decisiones tomadas en Consejo de Gobierno, como ya se hizo el pasado verano.