Nueva vuelta de tuerca al proceso de vacunación frente al covid-19. Más de 31.300 extremeños se han visto afectados por la suspensión de la vacuna de AstraZeneca para los menores de 60 años. Hasta la fecha, Extremadura ha recibido 310.265 dosis de vacuna y de ellas el 22,8% corresponden al preparado anglosueco, que se ha inoculado a un total de 56.109 extremeños. Se trata, en su mayoría, de docentes y personal sanitario y de los cuerpos de emergencias. Ninguna de estas personas había completado la pauta de vacunación pero 31.384 (el 55%, más de la mitad)no podrán hacerlo tras la decisión del Consejo Interterritorial de Salud porque son menores de 60 años. ¿Qué pasará con ellos? 

El consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha explicado este jueves en su comparecencia periódica en el pleno de la Asamblea que la decisión depende de la Agencia Europea del Medicamiento (EMA, por sus siglas en inglés), y que se tomará «en los próximos días», aunque se barajan dos posibles opciones: que se queden solo con la primera dosis de AstraZeneca o inyectarles una segunda de los preparados de Pfizer o Moderna. Para la franja de edad de 60 a 65 años, el proceso sí continuará y se les inyectará la segunda dosis de AstraZeneca. Además, este mismo jueves se ha acordado también inocular esta vacuna al colectivo de 66 a 69 años.

Según el consejero, «lo más probable» es que la EMA concluya que no hará falta el segundo pinchazo para el colectivo de menos de 60 años porque hay estudios que apuntan que solo una dosis de la vacuna de AstraZeneca tiene una efectividad del 76% en la reducción de los efectos adversos del covid-19. 

«Los beneficios superan a los riesgos. Por cada vacuna se salva una vida o se disminuye la tasa de hospitalizados», ha insistido Vergeles, que defiende que el medicamento de AstraZeneca es «muy seguro y eficaz». Así, ha explicado que la EMA en ningún momento ha prohibido esta vacuna, lo que se ha hecho es incluir los episodios trombóticos como una posible reacción adversa muy rara en su ficha técnica. «Esto también ocurre con otros fármacos como la heparina», recordó el consejero, que asegura que los trombos se han dado en uno de cada 500.000 vacunados, generalmente mujeres de menos de 60 años. 

Desde la oposición, la portavoz del PP, Cristina Teniente, ha considerado que estamos ante «una crisis de confianza absoluta», pues desde el Gobierno «han mentido tantas veces que la gente no se cree nada, está harta, cansada y asustada». Según Teniente, el proceso de vacunación es «un absoluto fracaso», a lo que se une el hecho de que «la cuarta ola ya es una realidad». 

El diputado de Ciudadanos José María Casares ha instado a no bajar la guardia ante la «tendencia alcista» de la pandemia y respecto a la vacunación, ha lamentado que haya mucha gente joven vacunada con una escasa cobertura en el tramo de 70-79 años, pese a ser un colectivo más sensible a los efectos adversos del covid. Desde Unidas por Extremadura, Joaquín Macías se ha mostrado a favor de administrar la vacuna de AstraZeneca a pesar de la «confusión» y ha reiterado su petición de que se liberen las patentes.