El Consejo de Gobierno extraordinario celebrado ayer decretó el cierre perimetral de la localidad cacereña de Vegaviana por una incidencia acumulada de 3.000 casos por 100.000 habitantes a los 14 días y de 2.900 casos a los 7 días. Entró en vigor anoche a las 00.00 horas y la medida se va a aplicar por un periodo de dos semanas. «Hay ahora mismo 26 casos activos», dijo el consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta, José María Vergeles. Este municipio cuenta con apenas 860 habitantes.

También preocupa de manera especial Guareña, que está igualmente perimetrado (desde el pasado 1 de abril) y donde la incidencia acumulada es de 1.794 casos por cada 100.000 habitantes a los 14 días. 

En esta localidad pacense se va a intensificar el control policial y se van a pasar los datos de todos los positivos y los contactos estrechos a las fuerzas de seguridad locales para vigilar que se cumpla el aislamiento de los afectados por el virus. «Pido máxima responsabilidad a los vecinos. Si las actuales medidas no funcionan, habrá que aplicar otras más severas como el cierre de la actividad no esencial», advirtió el consejero.

"A Guareña le hace falta un mes para arreglar la incidencia que tiene"

José María Vergeles - Consejero de Sanidad y Servicios Sociales

«A Guareña le hace falta un mes para arreglar la incidencia que tiene», subrayó Vergeles. Además, recordó que hay cuatro personas residentes en este municipio que permanecen ingresadas en el hospital de Mérida y dos de ellas se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Hay una tercera localidad bajo lupa por los últimos positivos detectados. Se trata de Madroñera (unos 2.500 habitantes, en la provincia de Cáceres), donde están activos dos brotes familiares que «parecían estar controlados» pero se han detectado más casos cuya trazabilidad (dónde se han producido los contagios, de qué manera y quiénes son los contactos estrechos) habrá que estudiar «de forma muy detallada» y en función de los resultados se aplicarán o no restricciones. 

La más probable es que si se confirma que los contagios no están bajo el control que se precisa, se aplique también el cierre perimetral.