Faltan apenas dos meses para que cerca de 5.000 alumnos extremeños se enfrenten a esa tradicional prueba académica que definirá su futuro profesional: la selectividad o, mejor dicho, la EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad). Y ya se van conociendo más detalles sobre cómo será esta prueba, que nuevamente debe ajustarse a la crisis sanitaria provocada por el covid-19. «La experiencia del año pasado nos da cierta tranquilidad, pero no bajamos la guardia para que todo salga bien», señala Rocío Yuste, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Extremadura y presidenta de la comisión organizadora de la EBAU

Las fechas están definidas: del 8 al 10 de junio se celebrará la convocatoria ordinaria y del 6 al 8 de julio, la extraordinaria. Y no hay dudas respecto a que será presencial. «En Extremadura se está apostando por la presencialidad en todos los niveles y eso no va a cambiar». De hecho, la orden ministerial que marca las reglas básicas de esta prueba ha eliminado una alternativa telemática que sí aparecía en el borrador inicial de la normativa, en noviembre. Además, añade Yuste, el presidente de la Crue (Conferencia de Rectores de las Universidad de España) aseguraba recientemente que si la crisis sanitaria empeora en esas fechas, lo que se platearía sería el cambio de fechas, pero nunca la presencialidad.

LAS PRUEBAS / Aclarada la forma de celebración, la comisión organizadora de la EBAU en Extremadura ha publicado ya las instrucciones básicas para el alumnado, el calendario de las pruebas y el modelo de los exámenes, en los que se mantendrá la «flexibilidad» que se aplicó el año pasado por el confinamiento domiciliario. Esto supone que este año los estudiantes también podrán elegir las preguntas que van a responder, dentro de una única propuesta de examen (tres modelos distintos en función de la materia) con diferentes opciones para elegir. Antes, por ejemplo, había dos opciones de exámenes en cada materia (A o B) y debían responder obligatoriamente todas las preguntas de la opción escogida, pero desde el año pasado ya no existen esas dos opciones cerradas. «Se ha decidido que se continúe con los mismos modelos porque durante este curso también se han vivido cierre de aulas y ha habido docencia virtual, así, de esta manera, los estudiantes pueden elegir en función de si no les ha dado tiempo a ver todo el temario de forma presencial», señala la vicerrectora.

La orden que regula la selectividad señala que el objetivo es garantizar que el acceso a la universidad se haga en términos de equidad y en igualdad de oportunidad para todo el alumnado, pero este cambio también trajo el año pasado críticas por un posible incremento de las notas de acceso en la carreras más solicitadas. 

«Los datos no avalan que estos modelos de exámenes sean más fáciles ni que lo sea esta EBAU», apunta Yuste. De hecho, señala que las calificaciones medias fueron iguales a las ediciones anteriores e incluso en algunos casos, inferiores. Aún así, la vicerrectora explica que sí es cierto que las notas de corte subieron ligeramente en algunas de las carreras más solicitadas, como Medicina, pero de forma general se mantuvieron.

Notas de corte en la Universidad de Extremadura

Notas de corte en la Universidad de Extremadura

SUBEN LAS NOTAS DE CORTE / Los datos de la UEx muestran ese incremento ligero de las notas de corte en las carreras más demandadas durante el proceso de matriculación del 2020, que se achaca no solo a la flexibilidad de las pruebas, sino también al aumento en el número de matriculados en la EBAU (un 23% más, también porque se pudo titular en Bachillerato con materias suspensas). Se nota especialmente en el grado de Matemáticas, que ha pasado de una nota de 10,067 a 11,566, la segunda más alta en la UEx; en Veterinaria (de 10,644 al 11,112 actual) y en el codiciado grado de Medicina, en primera posición, que ha pasado del 12,562 del curso 2019-20 al 12,924 del 2020-21. De todas formas, estas notas son solo orientativas y muestran la nota de acceso más baja de entre todos los estudiantes admitidos en un determinado grado, es decir, la nota del alumno que se quedó con la última plaza ofertada. 

Al margen de los resultados, la comisión de la EBAU está en estos momentos en plena organización. Y aunque ya cuentan con la experiencia de preparar unas pruebas con miles de alumnos en plena pandemia de covid-19, este año se enfrenta a una complicación extra: que los institutos y las facultades donde habitualmente se celebran los exámenes sí tienen actividad presencial normal este año. «El año pasado teníamos todos los centros vacíos, tanto los de secundaria como los universitarios, y no teníamos problemas para disponer de los espacios necesarios porque estaba todo disponible, pero este año no. Del 8 al 10 de junio todavía hay clases y exámenes en las aulas. Tenemos esa complicación para poder cumplir con los aforos y la idea es buscar otras opciones dentro de los centros, como pabellones deportivos u otros espacios abiertos», cuenta la vicerrectora.

Otra novedad sobre la que no quedan muchas dudas es el uso de la mascarilla: «ahora mismo con la normativa estatal que se acaba de aprobar sobre su uso aunque haya una distancia de metro y medio, casi con total seguridad que los alumnos van a tener que hacer la EBAU con la mascarilla puesta», añade. El año pasado también fue obligatoria, pero en la convocatoria ordinaria se la podían quitar durante los exámenes. «La parte buena es que los estudiantes ya están acostumbrados y no es una novedad». Tampoco lo será que haya que cumplir un protocolo y el plan de contingencia, que la UEx diseñará para esta nueva edición de la EBAU, en la que está en juego el futuro profesional de más de 5.000 extremeños que cada año participan en la selectividad. 

¿En qué facultad se esconde Lyx y tu futuro?

La Universidad de Extremadura ha diseñado para este año excepcional una jornada de puertas abiertas que poco tiene que ver con la habitual. Ante la imposibilidad de llevar a los estudiantes físicamente a los campus universitarios, ha elaborado una campaña temática con una mascota, Lyx, que guía al alumno por las distintas facultades en función de sus gustos e intereses. La primera jornada, celebrada a finales de marzo, ha conseguido atraer a más de 9.000 alumnos, una cifra que duplica a la jornada tradicional. «Estamos muy satisfechos; presencialmente somos capaces de acoger a unas 3.000 o 4.000 personas en circunstancias normales y hemos tenido el doble de asistentes». La UEx continúa con distintas acciones de difusión y espera que ese interés se traduzca el próximo septiembre en más alumnos para sus campus.