El consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, confirmó este miércoles que es la variante brasileña la que está detrás del brote de Navalvillar de Pela relacionado con una cuadrilla de esquiladores procedentes de Uruguay. Se han detectado ya al menos 48 casos confirmados en este foco y hay más de 200 contactos estrechos en vigilancia. «Hay dos personas ingresadas con especial seguimiento, porque la gravedad es mayor», expresó Vergeles. Pero aclaró: «En una de ellas está confirmado que es la variante brasileña; la otra está en estudio».

Asimismo, el consejero indicó que se trata del primer caso de esta cepa en Extremadura.

Habría que recordar que no se conoce dónde se contagiaron estos trabajadores. Llegaron al aeropuerto de Barajas con una PCR negativa realizada 72 horas antes y desde allí se trasladaron en autobús hasta Extremadura.

El propio Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, subrayó que lo más probable es que el contacto con el virus hubiera tenido lugar en España: «Estas personas llegaron 10 días antes de iniciar los síntomas y la prueba PCR fue en las 72 horas previas. Con estos datos no se puede en absoluto descartar que no se hayan infectado durante el vuelo o una vez en España; es más, es casi más probable que se hayan infectado una vez que llegaron a España», argumentó Simón.