La Junta de Extremadura solicitará este lunes al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) la ratificación judicial sobre las medidas relativas a los cierres perimetrales que se acordaron el pasado viernes en el Consejo de Gobierno. En concreto, el Ejecutivo acordó prorrogar los aislamientos perimetrales de Ahigal, Piornal, Oliva de Mérida y Palomas hasta el próximo 23 de mayo, el mismo día que finalizará el cierre que se decretó en Jaraíz de la Vera. Fuentes del Gobierno regional explicaron a este diario que los cierres perimetrales se encuentran actualmente en vigor, a pesar de que haya finalizado el estado de alarma.  

Tras decaer el estado de excepcionalidad en la medianoche del pasado sábado, las comunidades autónomas deberán de acudir a la justicia si quieren aplicar medidas que comprometan algún derecho fundamental, como en el caso de los cierres perimetrales afectaría a la libertad de circulación. Desde la Junta de Extremadura señalan que aunque las medidas se adoptaron el viernes, mañana será el primer día hábil para poder solicitar la correspondiente ratificación judicial. Sobre este asunto, recalcan que lo que se solicita es una ratificación y no una autorización judicial previa. «Se trata de medidas que en anteriores ocasiones han contado siempre con dicha ratificación judicial», puntualizan. «No es la primera vez, ni posiblemente será la última, que adoptamos medidas sin decreto del estado de alarma que las ampare», destacan.

En esta línea, cabe recordar que los vecinos de las cinco localidades extremeñas que están cerradas perimetralmente no podrán salir o entrar a su municipio a menos que argumenten una causa justificada. Por último, informar de que ya han decaído los aislamientos perimetrales que estaban vigentes en Zarza de Granadilla, Guadalupe, Segura de León, Guijo de Granadilla y Bodonal de la Sierra.