La evolución de la pandemia mejora en Extremadura, pero aún queda el último escalón. Las previsiones de la Consejería de Sanidad apuntan que no será hasta los meses de «junio o julio» cuando Extremadura vuelva a la ‘nueva normalidad’ que vivió el pasado verano y que fue lo más parecido a la vida antes de la irrupción de la pandemia. Lo dijo ayer el director gerente del Servicio Extremeño de Salud, Ceciliano Franco, que en cualquier caso avisa que la mascarilla seguirá siendo obligatoria durante un periodo «prudencial». «Aventurarse en tiempos es muy precipitado», reconoció en una entrevista en Canal Extremadura Radio recogida por Europa Press. Todo dependerá del ritmo del calendario de vacunación. 

En estos momentos Extremadura se encuentra en nivel de alerta 1, el mismo en el que terminó el estado de alarma y que según Franco, se extenderá todavía «durante un tiempo importante». Para bajar el nivel de alerta la Junta mide parámetros como la presión hospitalaria o las tasas de positividad de las pruebas diagnósticas, donde ya se cumplen los registros. Pero también la incidencia acumulada, que debe situarse por debajo de los 50 casos por cien mil habitantes y que en estos momentos está en 79. En la última semana la caída ha sido de 10 puntos, por lo que de mantenerse el ritmo actual de contagios (a partir de ahora se espera el impacto del fin de las restricciones tras el estado e alarma) aún quedarían algunas semanas más. Según Franco, un mes y medio o dos meses. 

En cualquier caso, Sanidad descarta eliminar de momento el uso obligatorio de la mascarilla, tal y como están haciendo otros países como Estados Unidos a medida que su calendario de vacunación avanza. «Durante este verano la vamos a tener, y además lo prudente es tenerla», consideró. A su juicio, ahora mismo nadie sabe aún cuándo podrá eliminarse el uso de la mascarilla, ya que aún no hay «seguridad completa» de que las personas vacunadas no transmitan el virus. 

VACUNACIÓN / Respecto a la campaña de vacunación, Franco explicó que este fin de semana se ha comenzado la vacunación al grupo de 59 a 55 años, que se prevé terminar esta misma semana para empezar después con la franja de 50 a 55 años. Por su parte, del grupo de mayores de 60 años quedan «muy pocos» por vacunar. Franco prevé que «la intensidad máxima de vacunación» en Extremadura será en junio, ya que a partir del último fin de semana de mayo se prevé una llegada de más 70.000 dosis de vacunas y se podrá realizar «un avance notable».

El director del SES calificó de «éxito» el ritmo de vacunación que se lleva en Extremadura, ya que «es de los más altos que hay en España». Esto, a su juicio, debe ser motivo de orgullo y se explica en dos factores: la vacunación masiva en los puntos instalados en grandes ciudades y la amplia red de puntos de Atención Primaria, que a su vez permite llegar a las zonas más rurales. «Todo esto está permitiendo mantener un ritmo equilibrado y homogéneo en toda la comunidad autónoma, y vamos a seguir por ese mecanismo», dijo el director gerente del SES, que reitera que la inmunidad de rebaño se podría alcanzar a mediados de julio. En estos momentos, Extremadura inocula una media de entre 50.000 y 60.000 vacunas semanales, y en las próximas se podría llegar a las 100.000. 

El SES confirma la variante india en el positivo del centro de salud de Miajadas

El Servicio Extremeño de Salud (SES) ha confirmado la presencia de la variante india en una auxiliar del centro de salud de Miajadas que el pasado viernes dio positivo en covid-19. Además, estudia las muestras tomadas a otro familiar directo que también está contagiado con sospecha de variante india, a la espera de que lo confirme la secuenciación. La pareja de la trabajadora, que también se ha sometido a la PCR, ha dado negativo. Los tres están en estos momentos en aislamiento, según informó ayer la Consejería de Sanidad. 

Se trata del segundo caso confirmado en la región de la variante india de covid-19, después del contagio de un estudiante que viajó a Madrid para participar en un máster internacional y que ya ha recibido el alta. Este nuevo caso se notificó el pasado viernes, aunque ahora Sanidad no informa del origen de la infección. Tras detectarse el positivo, se procedió al cierre preventivo del centro de salud y la suspensión de todas las consultas «por precaución». 

La atención presencial se retomó ayer, después de adoptar «todas las medidas correspondientes». Este fin de semana se ha realizado un cribado masivo a la plantilla, un total de 71 pruebas: 23 a contactos de la auxiliar y el resto a todo el personal del centro de salud, todos negativos. Según la información facilitada por el Ayuntamiento de Miajadas, las consultas están funcionando «con total normalidad», a falta de seis sanitarios que están en cuarentena por ser contactos estrechos de la auxiliar contagiada. 

Te puede interesar:

BALANCE DIARIO / Por lo que respecta a la evolución de la pandemia, Extremadura notificó ayer 23 nuevos casos positivos de covid-19, el mejor registro de las 10 últimas semanas. Por cuarta jornada consecutiva no hay que lamentar víctimas mortales y la incidencia acumulada a 14 días vuelve a caer, por debajo ya del umbral de los 80, en concreto en 79,7 casos por cien mil habitantes. 

Sin embargo, hay que lamentar un nuevo repunte de la presión hospitalaria con un total de 54 ingresados por covid, cuatro más que el domingo. De ellos, 13 están en UCI, el mismo número. Se notifican tres brotes nuevos: dos en Badajoz (4 casos y 17 contactos, y 5 casos y 12 contactos) y uno en Navalmoral de la Mata con 9 casos y 6 contactos. Se cierran ocho brotes en Los Guadalperales, Badajoz (dos), Zafra, Salvatierra de los Barros, Cáceres-Torremocha, Villafranca de los Barros y Los Santos de Maimona, unificado con el de La Lapa.