Todo listo en Extremadura para que comience la selectividad, en la que se citarán esta semana (del 8 al 10 de junio) más de 5.600 estudiantes extremeños. La nueva edición de la EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad) mantendrá las restricciones impuestas por la pandemia de covid-19 ya el año pasado y apenas habrá cambios respecto a la edición anterior, que se celebró en plena crisis sanitaria. La principal novedad es que este año sí será obligatorio el uso de la mascarilla en todo momento, el año pasado se permitió despojarse de ella solo durante los exámenes.

Aunque el Ministerio de Educación ha rebajado algunas de las medidas de prevención y seguridad para este año, en Extremadura se mantendrá prácticamente sin cambios. La normativa permite ampliar el aforo máximo de las aulas, del 33% al 40% de su capacidad, pero el comité organizador de las pruebas mantendrá los aforos que ya funcionaron el año pasado, rondando el 30%. No habrá, por tanto, cambios porque las normas del ministerio también establecen que debe haber una distancia de seguridad de 1,5 metros entre los estudiantes y «esa ha sido nuestra guía», explica el rector de la Universidad de Extremadura, Antonio Hidalgo, que reconoce que la experiencia del año pasado juega a su favor. 

Para poder cumplir todas las normas y realizar una selectividad segura, en 2020 se ampliaron las sedes para la celebración de los exámenes: normalmente son doce, pero el año pasado se llegaron a las 19 sedes repartidas en 10 localidades. «Ya funcionó hace un año y este también debe funcionar», apunta Hidalgo. Por ello se repetirán los lugares de celebración de las pruebas, que ya no solo son centros universitarios o institutos, sino que también hay pabellones y recintos feriales como el de Zafra o el de Almendralejo. 

En Badajoz las pruebas se desarrollarán en las facultades de Ciencias Económicas y Educación y la Escuela de Ingenierías Agrarias; en Cáceres en Derecho, Filosofía y la Escuela Politécnica; en Mérida serán en el centro universitario y los institutos Santa Eulalia y Sáenz de Buruaga; en Plasencia en el centro universitario y el pabellón polideportivo;en Don Benito se harán en Feval y el IES Luis Chamizo; en Villanueva de la Serena en el instituto Pedro de Valdivia; en Almendralejo en el Palacio del Vino; en Navalmoral de la Mata en el IES Zurbarán; en Llerena en el IES Llerena y en Zafra se llevarán a cabo en el recinto ferial y en el IES Suárez de Figueroa. 

Unos 700 alumnos menos que el año pasado

Tampoco habrá cambios respecto a los modelos de los exámenes, que se flexibilizaron el año pasado tras tres meses sin clases presenciales para permitir al alumno elegir entre más opciones. Lo que sí se aprecia es una rebaja en el número de estudiantes matriculados en la EBAU en la convocatoria ordinaria. El año pasado se alcanzó una cifra récord con casi 6.300 alumnos, pero ahora parece que se recupera la tendencia habitual que ronda los 5.500 estudiantes. Serán, por tanto, unos 700 alumnos menos los que optarán a estas pruebas. «Fue una circunstancia puntual del propio devenir del curso pasado, en el que hubo una evaluación más generalista, la selectividad se retrasó y se juntó más gente en la convocatoria ordinaria», explica el rector de la universidad extremeña. 

Hidalgo es partidario de mantener las medidas que ya han demostrado que han funcionado y entre ellas destaca la llegada escalonada a los centros. «Se establecerán turnos de acceso a las instalaciones, que se darán a conocer previamente a todos los centros», recoge la normativa. Y tampoco se podrá salir del aula en cualquier momento, ya que las salidas también se harán de forma ordenada y manteniendo la distancia interpersonal de 1,5 metros. Solo se podrá abandonar el aula cuando falten 30 minutos para finalizar cada prueba. 

Una vez concluya la selectividad, las notas se darán a conocer el 18 de junio y el rector espera que una parte importante de estos 5.600 estudiantes se queden en la universidad extremeña. «Esperamos seguir manteniendo la cifra del año pasado o incluso aumentarla», precisa. Tras varios años en descenso paulatino, en 2020 la UEx incrementó ligeramente el número de alumnos de nuevo ingreso, hasta los 3.742 alumnos matriculados en primer curso de grado (en el curso anterior fueron 3.624). 

Esto se debe, a su juicio, a una «suma de efectos». Por un lado, el miedo a la pandemia hace que «muchos padres se piensen más que sus hijos se vayan fuera», por otro lado, las ventajas que ofrece la región con la matrícula gratuita por asignatura aprobada en primera convocatoria o también por los efectos de la crisis: «siempre es más económico vivir en una ciudad universitaria extremeña que en Madrid, Sevilla o Salamanca, nuestros principales captadores de alumnos», señala.

Sin retrasos, apuntes, móviles ni relojes inteligentes

Más allá de las medidas de seguridad y prevención del covid-19 que impone la situación de pandemia que todavía mantiene el país, los estudiantes extremeños que se enfrentan a la selectividad deben acatar otras normas para evitar artimañas y garantizar el correcto desarrollo de los exámenes en condiciones de igualdad y equidad entre todos los participantes. La primera condición necesaria es llegar tanto a la presentación como a todas las pruebas con la «máxima puntualidad» y quien no lo haga se enfrenta a un suspenso: «se calificará con un 0 al estudiante que llegue tarde al examen o a aquel que no se presente», recogen las instrucciones aprobadas en marzo por la comisión organizadora de la EBAU. En cuanto a los materiales, no se permite la entrada al examen con apuntes ni libros (excepto los diccionarios de Griego y Latín) y quien haga lo contrario se arriesga a otro cero. Sí se podrán usar calculadoras científicas no programables en los exámenes de Física, Química, Matemáticas II, Economía de la Empresa y Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales, pero ojo con otros dispositivos. «No está permitido el uso y exhibición de teléfonos móviles, relojes inteligentes, ni de cualquier otro dispositivo electrónico durante la celebración de las pruebas. El incumplimiento de esta norma conllevará la expulsión inmediata del examen y la calificación de 0 en esa materia».