El sector tabaquero revindicó ayer en Mérida el papel de Extremadura dentro de la cadena de valor como territorio que produce el 98% del tabaco que se cultiva en España y en el que se asienta además la primera transformación, con un impacto destacado en zonas rurales cuya economía depende básicamente de este cultivo. El sector tabaquero de la región lleva meses pendiente del marco que se cerrará previsiblemente en dos o tres semanas para la Política Agraria Comunitaria (PAC) y del encaje que el Ministerio de Agricultura hará, especialmente si se mantendrá la región productora que hay ahora o si al menos lo harán de algún modo las ayudas asociadas. 

No hay una decisión tomada y en la Junta de Extremadura se muestran cautos, pero ayer el presidente Guillermo Fernández Vara dijo confiar en que el nuevo marco garantice el sostenimiento de un sector «trascendente» para la región y recalcó que «mientas se pueda fumar en el mundo, el cultivo de tabaco tendrá que seguir existiendo, haciéndolo lo mejor posible y produciendo de la forma más sana posible».

El presidente clausuró la presentación del informe sobre la Contribución Económica y Social del Sector del Tabaco en España 2020, encargado por la Mesa del Tabaco y que pone de relieve la trascendencia en España como tercer productor europeo y de forma especial en Extremadura, epicentro del cultivo y la primera transformación. Vara recordó que las comarcas de Campo Arañuelo, Valle Alagón y Valle del Tiétar «no serían lo mismo hoy si no hubiese existido el tabaco, un sector enormemente competitivo que solo produce tabaco» y apostilló que tras ese cultivo no hay solo un sector económico sino también «familias que hicieron un proyecto de vida en la zona en la que decidieron vivir para siempre». Desde la Junta confían en que sector mantenga las ayudas.

«La comarca del Campo Arañuelo, el Tiétar o el Alagón no serían lo mismo si no hubiese existido el tabaco»

Guillermo Fernández Vara - Presidente de la Junta

«Extremadura es esencial como el primer eslabón de la cadena de valor del tabaco»

Águeda García-Agulló - Presidenta de la Mesa del Tabaco

Según las conclusiones de este informe, el cultivo de la hoja de tabaco y su primera transformación facturan 130 millones de euros y aportan un valor añadido bruto la economía extremeña de 140 millones. La actividad del cultivo agrupa en la región a unas 1.300 explotaciones en cooperativas y asociaciones, y genera más de 3.000 empleos en las zonas productoras por el efecto arrastre sobre otros sectores de la economía. El impacto económico de este cultivo en la provincia de Cáceres, donde está concentrado, es de 1,8% de su PIB. A nivel nacional, la cadena completa del tabaco que incluye la transformación y la distribución mayorista y minorista, suponen 2.800 millones de valor añadido bruto, 9.000 millones de recaudación fiscal en impuestos, 43.000 empleos y 256 millones en exportaciones, según las cifras de ese informe, elaborado por KPMG.

El sector

La presidenta de la Mesa del Tabaco, Águeda García-Agulló, destacó la importancia de Extremadura como «primer eslabón» en la cadena de valor del sector del tabaquero en España y advirtió que esta larga cadena de valor se puede poner en riesgo si futuras regulaciones no cuentan con la necesaria participación del los distintos actores. 

Para el presidente de la Organización Interprofesional del Tabaco (Oitab), Ricardo Miranda, aunque la continuidad dependa de la decisión de Europa, el cultivo del tabaco cumple con todos los criterios que se marcan para la PAC en cuanto a cultivos innovadores, respetuosos con el medio ambiente «y que contribuyan a fortalecer la condiciones socioeconómicas de la zonas rurales».

Por parte de Cetarsa, su presidente, Juan Andrés Tovar, se mostró optimista respecto al futuro de los tabaqueros y señaló que el informe que se presentó ayer junto al que ya encargó la Junta a la UEx «ponen al sector en el lugar que se merece». «Estamos esperanzados en que dentro de la nueva PAC vamos a quedar razonablemente bien y que el ministro (de Agricultura, Luis Planas) va a ser sensible a la importancia de este sector».  

las cifras 

98% del cultivo de tabaco en España está en Extremadura. Concentra el 86% de la primera transformación y el 14% se exporta por su calidad.

140 millones aporta el cultivo a la economía de la región. Cultivo y primera transformación generan 130 millones.  

1.300 explotaciones de la región están destinadas al tabaco. Hay más de 3.000 empleos que dependen de él en la provincia de Cáceres.

60 millones han invertido los agricultores en una década para habilitar secaderos de biomasa. El 81% del tabaco ya se trata en ellos.

1,8% del PIB de Cáceres depende de este cultivo, además del 2,2% del empleo y el 18% de las exportaciones.