Hay cuatro tipo de riesgos: bajo, medio, alto y extremo. En ese último, la situación de la mujer es de máximo peligro. Ahora mismo en la región no hay ninguna extremeña viviendo esa realidad, pero sí hay 19 bajo riesgo alto, por lo que, como mínimo, tiene una orden de protección. La causa, la violencia machista. Además, son 1.603 (917 en la provincia de Badajoz y 686 en la cacereña) las que necesitan igualmente este auxilio policial para evitar que su agresor vaya a más.

Asimismo, Badajoz es la localidad con más víctimas protegidas, con 281 casos; seguida de Navalmoral de la Mata, con 66.

Mesas de coordinación

Estas fueron algunas de las cifras analizadas este jueves en la Comisión Permanente para la Prevención y Erradicación de la Violencia de Género celebrada en la Casa de la Mujer de Badajoz. En la misma se abordaron alrededor de 600 mesas de coordinación policial, celebradas de forma online, las cuales permitieron seguir durante el pasado 2020 de forma exhaustiva los casos de maltrato machista en la comunidad.

Este año se han celebrado 346 mesas hasta el momento, según detalló la delegada del Gobierno en la región, Yolanda García Seco, que fue parte de esta comisión.

Más ayuntamientos implicados

Otro de los asuntos que se destacó fue la participación de cada vez más ayuntamientos extremeños en el Sistema de Seguimiento Integral de los Casos de Violencia de Género, al que ya se han incorporado Zafra, Mérida y Navalmoral de la Mata, y se adherirán en breve Don Benito, Villanueva de la Serena y Plasencia.

Te puede interesar:

Además, en la sesión de este jueves se aprobó un protocolo de colaboración entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Policía Local para la protección de las víctimas de violencia de género en los municipios de Talarrubias, Valverde de Leganés, Puebla de la Calzada, Montánchez, Valdefuentes, Herrera del Duque, Castuera, Valdecaballeros, Fuenlabrada de los Montes y Granja de Torrehermosa.

La consejera de Igualdad y portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña, quien presidió esta comisión, expueso la necesidad de «redoblar esfuerzos para fortalecer los servicios de intervención inmediata y de emergencia, como son las Casas de la Mujer, y también los mecanismos de prevención para garantizar la seguridad de las víctimas».