Cañaveral ha logrado retener de momento el compromiso a que parte del proceso industrial ligado al litio que hay en su subsuelo se quede en el pueblo. Hasta ahora las únicas instalaciones que se habían anunciado vinculadas a la mina que Lithium Iberia pretende excavar, eran las dos plantas de procesado del mineral que se contemplan dentro de ese proyecto, pero esta semana Phi4tech, el socio estratégico de los promotores de la mina, ha anunciado que llevará también allí el primer paso del tratamiento industrial del litio. «Estamos muy contentos porque no deja de ser lo que buscábamos, que también tuviéramos un poco de la fábrica de cátodos, puesto que tenemos el litio. Para Cañaveral y toda la comarca va ser un impulso para recuperar los pueblos, que llevan años perdiendo población», defiende el alcalde de Cañaveral, Jacinto Sánchez Durán. El regidor fue el primero en ofrecer terrenos para que los proyectos industriales que siempre se plantearon ligados a esta mina se quedaran en la localidad y mantiene el ofrecimiento para la instalación en la que se montarán los cátodos, que no cuenta aún con emplazamiento y tiene a Cañaveral entre las candidatas. «No hay problema con el suelo, pero habría que acondicionar los accesos», asegura Sánchez Durán. 

Todo está supeditado aun así a que el proyecto extractivo salga adelante y a que los plazos para la instalación se cumplan tal y como desde Phi4tech dejaron claro esta semana: si no hay mina, no habrá fabricación de cátodos en la provincia de Cáceres y si la hay pero no hay un emplazamiento definido antes de un mes, para iniciar las obras a principios del 2022, también se caerá el proyecto. «Si no llegamos a los plazos que tenemos con la fábrica de celdas de Badajoz, nos tendríamos que plantear para los cátodos otras alternativas», dejó claro el CEO de Phi4tech Mario Celdrán. 

«Estamos muy contentos porque siempre hemos demandado algo de la industria del litio»

«Va a ser un impulso a todos los pueblos de la comarca, que hace años que pierden población»

Jacinto Sánchez - ALCALDE DE CAÑAVERAL

El proyecto de Badajoz es el buque insignia de la empresa en la región y su desarrollo allí es independiente del futuro de la mina porque la empresa siempre ha defendido que lo mantendrá haya litio o no y sea del yacimiento de sus socios (Las Navas) o de otro. Es la fase más avanzada también y está previsto que en las próximas semanas se presente el proyecto en el Ayuntamiento de Badajoz para iniciar los trámites de la licencia, mientras se trabaja ya en la planta piloto de Noblejas (Toledo) que se replicará en Badajoz y con la que esperan suministrar a finales de año las primeras baterías a sus clientes (en este caso no serán de automoción sino de data center).

En cuanto al proyecto extractivo, desde Lithium Iberia solo indican que no hay novedades respecto al proyecto y los plazos. La empresa solicitó el pasado mes de enero el permiso de explotación y ahora están trabajando en la documentación que deben presentar. La previsión a principios de año era entregarlo a lo largo de este mes para poder conocer en un plazo entre seis meses y un año la decisión de la Junta.

¿Qué habrá en Cañaveral?

Las dos plantas de procesado de Lithium Iberia y la línea de tratamiento de ingeniería de litio que ha presentado ahora Phi4tech suponen las tres primeras fases del procesado del litio que se extraerá de Las Navas. En cuanto a las instalaciones de la empresa de la mina, las plantas están destinadas al primer procesado del mineral que se extraiga y a la fabricación del hidróxido de litio o el carbonato de litio, las sustancias básicas para le fabricación de los cátodos. El paso nuevo que aporta Phi4tech es la transformación de ese litio para que ya sea apto para una batería con la formulación diseñada por la empresa para cada producto. «La planta de tratamiento de litio junto a la mina no era un tema menor porque no hay ninguna de estas características en Europa, pero la alianza por la que nosotros vamos a elaborar además las químicas para nuestros supercondensadores nos convierten en los primeros fuera de China en tener este tipo de plantas», señala Celdrán. 

 Los tres proyectos de Lithium suman una previsión de 500 empleos en Cañaveral según las cifras que manejan las empresas. Los promotores de la mina han anunciado 400 empleos entre el proyecto extractivo y sus dos plantas de tratamiento y para la nueva iniciativa industrial se barajan otros 100 puestos directos. Ninguna de estas iniciativas estará en el polígono industrial de la localidad sino que se ubicarán en las inmediaciones de la mina, a unos 10 kilómetros del pueblo. Lithium Iberia ya planteaba esa ubicación para sus dos plantas y será en una de ellas en las que Phi4tech llevará a cabo la primera fase de la fabricación del cátodo.  

El ‘sí’ y el ‘no’ a la mina

El alcalde de Cañaveral confía en que tanto el proyecto extractivo como el industrial salgan adelante y se siente respaldado. Tanto la corporación municipal (integrada por Alternativa por Cañaveral, PSOE y PP) como la mancomunidad Riberos del Tajo y Holguera han aprobado mociones dando su apoyo a los proyectos minero e industrial que se plantean. «Lo que tenemos es que exigir que se cumplan todas las garantías medioambientales y con la restauración que se plantee», subraya. 

Pero frente al respaldo municipal y de una parte de la ciudadanía al proyecto está también la oposición que aglutina la plataforma No a la Mina de Cañaveral, que pide la paralización de un proyecto extractivo que sostienen que «afectaría» a los ecosistemas de los pueblos de Cañaveral, Grimaldo, Casas de Millán, Pedroso de Acím, Holguera, Portezuelo o Torrejoncillo. Este diario ha intentado reiteradamente recabar la opinión de este colectivo, que no ha respondido a las distintas peticiones. 

En cuanto a los promotores de la mina y de los proyectos de baterías, defienden que se está trabajando «con rigurosidad» siguiendo con los procesos de ‘green mining’ (un proceso de minería sostenible). «No haremos nada que no tenga cabida en la economía circular porque para nosotros no tendría sentido fabricar baterías para mejorar el mundo cuando lo estás complicando por otro sitio», defiende el empresario de Phi4tech.

Siete localidades en la ‘carrera’ para fabricar los cátodos

Está definido el enclave del primer proceso de la fabricación de cátodos y falta por decidir el que sumará el grueso del empleo de esta iniciativa (260 frente a los 100 de la planta de Cañaveral) y también de la inversión (140 millones frente a 60) y hay siete localidades que optan a albergar la fábricas y ninguna parece tener todo lo que la Phi4tech necesitan para su instalación, aunque esta semana han dado casi por seguro que una de ellas se convertirá finalmente en una alternativa viable. Según sostiene Phi4tech, todas las localidades tienen ventajas pero también algunas dificultades para casar las propuestas de los ayuntamientos con las expectativas que tienen. Los escollos están en la disponibilidad de terrenos suficientes (al menos 30.000 metros de suelo industrial), los plazos (la pretensión es iniciar las obras al inicio de 2022), el precio del suelo (no todos los terrenos son públicos) o la potencia eléctrica. Todos los municipios consultados consideran que pueden reunir los requisitos y confían en que su propuesta sea la que finalmente dé con la clave que busca la empresa.

Cañaveral

No está descartada para albergar la segunda fase de la fabricación de los cátodos que deben atender los 120 gigas de demanda que tienen los clientes en cartera. En todo caso el alcalde, Jacinto Sánchez, asume que habría que llevar mejoras en la urbanización del polígono empresarial. Sobre la potencia eléctrica que pondrían a disposición de la empresa, no aporta datos.  

Casas de Millán 

«Sería un proyecto importante para el pueblo, pero también para toda la comarca por el volumen de empleo directo e indirecto que generaría», sostiene el alcalde de Casas de Millán, Mario Cerro. En este caso fue el regidor el que solicitó reunirse con la empresa para presentarle un proyecto al conocer sus intenciones, aunque el encaje de la iniciativa puede ser complicado por los plazos. No hay suelo industrial suficiente pero el propietario de una finca privada de 400 hectáreas estaría dispuesto a vender el terreno, que habría que recalificarlo como suelo industrial porque ahora es rústico. Ese trámite y la negociación de la venta pueden ralentizar los plazos, pero por contra, la energía no sería un problema puesto que contarían con la subestación de Red Eléctrica (con 400MW) denominada Cañaveral, que está en realidad en suelo de Casas de Millán y una planta fotovoltaica con capacidad suficiente. «Sabemos que es complicado por los plazos, pero también que la energía no es un problema en nuestro caso y que lo que planteamos está a tres kilómetros de la mina», subraya.

Arroyo de la Luz

«Nos hemos postulado y hemos ofrecido los recursos y potencialidades que tenemos. Entendemos que si seguimos es que cumplimos los requisitos», asegura su el alcalde de Arroyo de la Luz, Carlos Caro. El ayuntamiento asegura que está manteniendo negociaciones «discretas» con la empresa y que cuentan con suelo disponible y energía suficiente para atender las demandas del proyecto, aunque sin ofrecer los datos concretos. 

Torrejoncillo

La principal duda en el Ayuntamiento de Torrejoncillo es si habrá suficiente potencia eléctrica para abastecer la demanda que tendría la instalación y están a la espera de que la suministradora les confirme el dato. «El suelo no sería un problema, hay suficiente suelo industrial para atender los 30.000 metros de demanda y no habría que mover un papel», sostiene el alcalde, José Ricardo Rodrigo, que está pendiente que mantener nuevos contactos con Phi4tech. El regidor asegura que están «expectantes» ante el anuncio de la empresa porque el proyecto puede ser «una oportunidad para hacer frente a la despoblación» y «para generar nichos de empleo en la comarca».

Navalmoral de la Mata

Siempre ha estado en las quinielas por las posibilidades que ofrece Expacio Navalmoral, el parque industrial con más de 600.000 metros que levantó Avante y al que podría ir el proyecto, aunque el suministro eléctrico sí podría suponer algún problema en este caso. La empresa y el ayuntamiento no han mantenido ningún contacto por el momento. Desde el ayuntamiento no han realizado ninguna valoración sobre las posibilidades de la iniciativa.  

Aldea del Cano

«La fábrica de cátodos sería un recurso fundamental con efectos en la comarca y la ciudad de Cáceres por su cercanía», dice Miguel Salazar, alcalde de Aldea del Cano. Pone en valor la proximidad de la localidad a Cáceres, Mérida y Badajoz y asegura que aunque habría que urbanizar el polígono industrial «llegaríamos a tiempo con los plazos que marca la empresa, y cumpliríamos con las necesidades de energía y comunicaciones».

Malpartida de Plasencia

Entre las fortalezas de este enclave están los 90.000 metros de las antiguas instalaciones de Altadis que atenderían sin problemas la demanda de suelo de la empresa y tiene aún construcciones «en condiciones óptimsa» para habilitar la planta, además de un apeadero de ferrocarril y buena conexión por carretera también. La duda está en la potencia eléctrica que habría allí, que están pendientes de confirmar. «Puede ser un proyecto importante para toda la zona norte, con Plasencia además al lado», defiende el alcalde de Malpartida de Plasencia, Raúl Barrado.