El Consejo Interterritorial de Salud Pública lo permite y Extremadura siempre lo ha defendido, de manera que el objetivo del SES es vacunar a los adolescentes, esto es, al grupo de edad a partir de los 12 años y hasta los 18, antes de que comience el próximo curso escolar. La previsión es poner la primera dosis a finales del mes de agosto como muy tarde para que dé tiempo a administrar la segunda pauta justo antes de volver a pisar el aula. 

Es una medida de protección dirigida directamente al ámbito educativo. Así lo manifestó este miércoles el Consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta, José María Vergeles, quien subrayó igualmente que la vacunación de estos menores coincidirá en el tiempo con otros grupos de edad más mayores, o incluso podría adelantarlos. «Tenemos que hacer el cálculo en función de las dosis que nos lleguen», indicó Vergeles.

Habría que recordar que para este colectivo menor de edad la vacuna aprobada y testada es la del laboratorio de Pfizer.

También referido al entorno educativo, el consejero informó de que aún no se ha tomado una decisión sobre los estudiantes que se marcharán de Erasmus el próximo curso. «Y esto me preocupa porque algunos lo hacen a final de agosto», subrayó.

En coria, los treinteañeros

Sea como sea, la vacunación sigue avanzando. Y continúa destacando el área de salud de Coria, donde se empezará a inmunizar la semana próxima al grupo de edad de 30 a 39 años. Es la zona que va más adelantada, aunque como destacaron desde la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, «no se trata de una competición entre áreas y la diferencia entre unas y otras oscila entre uno y tres días». «Además, al mismo tiempo se avanza con otros grupos, ya que se siguen poniendo segundas dosis a los de 60-69 y 50-59», añadieron.

Asimismo, en la comparecencia de este miércoles Vergeles puso el foco en dos asuntos: ahora mismo el colectivo donde más contagios se detectan es en los jóvenes de 15 a 29 años; y el debate sobre dejar de usar las mascarillas en los espacios abiertos aún no está sobre la mesa.

En este sentido, volvió a insistir en que «el covid no se ha ido» y que la vacuna protege fundamentalmente frente a un desarrollo grave de la enfermedad, no evita al 100% que se pueda transmitir el virus aún habiendo recibido las dos pautas.