La Junta de Extremadura ha puesto en marcha un nuevo sistema de financiación municipal que vendrá a sustituir las habituales convocatorias de subvenciones anuales para financiar servicios esenciales por un modelo de transferencias similar al que utiliza el Estado con las comunidades autónomas.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Gil Rosiña, explicó ayer que se trata de una iniciativa pionera en España, «un hito para el municipalismo» que ayudará a reducir la burocracia, fortalecer la relación entre administraciones y garantizar los pagos a los municipios. 

El Consejo de Gobierno aprobó el primero de los servicios que se empezará a financiar con cargo a este nuevo sistema aprobado en el mes de marzo. Se trata del mantenimiento de las plazas servicios residenciales, centros de día y centros de noche para personas mayores en situación de dependencia, con un importe de 15.785.600 euros con cargo a los presupuestos autonómicos. Los ayuntamientos recibirán el 50% del pago que les corresponda según sus plazas antes del 30 de junio; un 25% a partir del 1 de julio y el 25% restante a partir del 1 de septiembre. 

Los programas de colaboración económica municipal alcanzarán en este ejercicio los 67 millones de euros, ya que junto a las plazas para dependientes también se financiarán bajo esta modalidad el Programa de Activación del Empleo Local; el Suministro de Mínimos Vitales (ayudas para pagar facturas de suministros energéticos), y la Articulación de Centros de Primer Ciclo de Educación Infantil (0-3 años). Además, ya han comenzado los estudios de las siguientes líneas de subvenciones que serán objeto de conversión para el ejercicio 2022.