Extremadura ha registrado las últimas 24 horas un aumento en el número de contagios y de ingresos hospitalarios, ocho más que este lunes, una vez descontadas las altas, aunque ninguno en UCI, según ha adelantado el vicepresidente segundo y consejero del ramo, José María Vergeles.

Vergeles ha ofrecido estos datos en Don Benito, donde ha presentado los proyectos de reforma que llevará a cabo la Administración regional en el Centro de Atención a personas con Discapacidad CAMP Nuestra Señora de las Cruces y en la residencia de mayores Alonso de Mendoza.

Extremadura registró ayer ocho ingresos nuevos, lo que elevó la cifra a 56 las personas, mientras que se mantuvo el número de las que están en unidades de cuidados intensivos (UCI), según el informe diario de Salud Pública.

El consejero ha señalado que la positividad de las pruebas sigue al alza en la comunidad, con una tasa del 9%.

Por otro lado, ha reiterado que la Junta de Extremadura está estudiando comenzar a aplicar niveles de alerta, no a toda la región, sino por áreas de salud, según la incidencia que vaya adquiriendo el virus en cada una de ellas.

Mientras se estudian nuevas medidas, Vergeles ha informado que en Extremadura se seguirán aplicando los indicadores de semáforo covid.

Por otro lado, ha recordado que la Junta de Extremadura ha iniciado el expediente de retirada de autorización para la atención a mayores a la residencia de Alburquerque, un centro de competencia municipal con 17 plazas concertadas con el Sepad.

Según Vergeles, como consecuencia del acta de inspección que determina que el centro no es apto, la Junta retira a dicha residencia la autorización de forma temporal y está procediendo a propiciar el traslado a otros centros de 17 residentes, tras informar a las familias.

Hay otros siete residentes cuyas plazas no están conveniadas con el Sepad y la Administración regional ha instado al Ayuntamiento a que facilite el traslado de esos usuarios a otros centros, además de requerir al Consistorio que acometa las obras necesarias para regularizar el servicio y adaptarlo a los estándares que se necesitan, ha explicado.

Por último, en materia de vacunación, Vergeles ha dejado claro que Extremadura tiene aseguradas las dosis necesarias de AstraZéneca para el proceso actual de inmunización, pero en 2022 no se administrará porque la Unión Europea no ha renovado contrato con dicha firma.